BAHRÉIN, 7 de abril.- Luego del accidente que tuvo hoy en el Gran Premio de Bahréin, Esteban Gutiérrez dijo que está sorprendido con el venezolano Pastor Maldonado por el accidente que ocasionó y que, ante lo aparatoso, se consideró “afortunado” de que no pasara a mayores.

El mexicano explicó, tras las pruebas, que fue una acción totalmente inesperada, pues él iba en la curva cuando otro coche (el de Maldonado) lo golpeó sin darle el espacio después de que había ganado la cuerda.

Lo más importante es que estoy bien. Me hicieron todas las pruebas en el hospital y todo está en orden. En cuanto al accidente, me sorprendió muchísimo que Pastor, quien salía de boxes, me llegara a golpear”.

Recordó que “estaba claramente por delante de él. Entré en la curva y, de repente, fui golpeado y lanzado por los aires. No hubo mucho más que pudiera hacer".

De esta manera, Sauber completó un fin de semana para el olvido, en el que ninguno de sus dos coches pudo terminar la carrera. La jefa del equipo, Monisha Kaltenborn, aseguró que más allá de lo ocurrido, el equipo tiene que mejorar para China.

Sabíamos antes de llegar al circuito que nuestras limitaciones con la unidad motora serían significativas. Esto se confirmó durante la carrera. De todos modos, perder ambos coches en accidentes fue muy decepcionante”.

No obstante, consideró que “en ambos casos, no fue culpa de nuestros pilotos. Olvidaremos este fin de semana y nos centraremos en la siguiente carrera de China, donde esperamos algunas mejoras".

cmb