CANCÚN, 7 de abril.- Los Potros de Hierro del Atlante dejaron ir la posibilidad de sumar tres unidades ante los resultados de sus contrincantes directos por no descender, después de perder en casa ante Tigres de la UANL por 2-0.

El verdugo del equipo azulgrana fue Alan Pulido, quien marcó los dos tantos de su equipo. El primero al minuto 44 con un disparo desde afuera del área y el segundo desde los once pasos, al 90’.

Atlante se notó tibio en la primera parte tras contadas aproximaciones al arco visitante, que no incomodaron de más a la zaga felina.

Después de una serie de faltas y cobros peligrosos por parte de ambos bandos, el encuentro lo dominó Tigres con múltiples llegadas, principalmente por el sector izquierdo con Darío Burbano.

Fue hasta el minuto 44 cuando el marcador se movió, gracias a un disparo de Pulido desde afuera del área que se incrustó pegado al poste izquierdo de Yosgart Gutiérrez, quien no pudo evitar la caída de su marco.

Los dirigidos por Ricardo “Tuca” Ferretti se fueron al descanso con la ventaja, pero no estarían conformes con una anotación

Para la segunda parte, los pupilos de Pablo Marini salieron con mayor determinación al terreno de juego, la cual se desvaneció con la posesión de balón del cuadro del norte.

Empujones y manotazos estuvieron presentes en el minuto 86’, debido a una fuerte falta que derivó en reclamos entre jugadores y más tarde en las expulsiones de Francisco Torres y Alberto García.

Al minuto 89’, el silbante pitó un penal a favor de la escuadra visitante, lo que empeoró el panorama de los de casa que se habían volcado al frente.

Alan Puldio fue el encargado de meter el segundo para su escuadra y firmar, desde los once pasos, la victoria que hace soñar a los Tigres con la calificación a la liguilla.

De esta manera, el equipo norteño suma 17 unidades para situarse en la posición 13, mientras que Atlante se rezaga y queda a seis puntos de distancia de Puebla, penúltimo lugar de la porcentual.

fdr