CIUDAD DE MÉXICO, 6 de abril.- Cerca de mil niños de diversas edades convivieron hoy con sus ídolos de Acereros de Pittsburgh, en una sesión de campo celebrada en la Unidad Cuauhtémoc del IMSS ubicada en Naucalpan, Estado de México.

“El equipo de futbol americano de México”, como lo denominan sus seguidores, convivió por última vez con sus fanáticos, luego que este domingo celebró la última de las dos clínicas que llevarían a cabo en esta capital.

Desde las 8:30 horas, sin importar la hora menos de sueño por el horario de verano, estuvieron puntuales y listos para impartir las instrucciones Maurice Pouncey, Kelvin Beachum, Cortez Allen, Markus Wheaton, Jason Worild y el ex jugador Willie Parke, quienes se dividieron los grupos y cada uno puso una rutina.

Los jóvenes repetían uno a uno los ejercicios, mientras eran supervisados por coaches mexicanos, lo cuales, a la vez, motivaban a los pequeñines y cada determinado tiempo había rotación de los equipos para pasar con otro jugador.

Entre cambio y cambio se daban minutos de descanso que eran aprovechados tanto por familiares y los propios niños para pedir el riguroso autógrafo y fotografía, a lo cual accedían amablemente los jugadores, quienes firmaban más de 50 prendas por cambio.

El apoyador Jason Worild consideró que ésta es una oportunidad única para muchos niños, por lo que es un honor para él poder compartir un poco de su conocimiento todavía como jugar en activo para que puedan progresar, a la vez que auguró que alguno de estos niños, si se esfuerza, puede llegar a profesional.

Sobre su visita al país, recalcó que es una cultura diferente pero le gustó, sobre todo porque hay mucha cercanía con los fans del equipo.

Me encantó México, me siento privilegio de estar aquí, estoy impresionado con la respuesta de la gente, es un mercado muy importante para nosotros”, aseveró.

cmb