CIUDAD DE MÉXICO, 5 de abril.- Cuando el coach Gregg Popovich se presentó en el primer día de pretemporada con los Spurs aún revoloteaba en su cabeza el duro recuerdo de la forma cómo perdieron la serie por el título de la NBA ante el Heat semanas antes.

Popovich, siempre corto de palabras para atender a la prensa, esa ocasión platicó lo duro que había sido para él, su staff de coaches y los jugadores revivir en la sesión de video la derrota en el sexto juego de la serie. En el último minuto los yerros de su sus jugadores y tiros milagrosos de LeBron James y Ray Allen concretaron la voltereta del Heat. Aunque la serie se fue a un séptimo duelo, los Spurs habían dejado en esos últimos segundos la oportunidad de hacer más rico su legado en la liga con un quinto campeonato que, con los días, no llegaría.

El entrenador dijo que esa sesión de video había sido una de las cosas más duras que le habían tocado afrontar en su trayectoria y cuando le preguntaron si su equipo volvería a estar tan cerca de coronarse respondió que enfrente tenían una larga temporada con el objetivo de ser campeones.

Entre las dudas que dejan sus principales símbolos por los años que llevan a cuesta en su brillante paso en la NBA, los Spurs han ido despejando incógnitas. Llevan 76 partidos, de 82, del calendario en su fase regular y son el mejor equipo de la liga con una marca de 59-17. La habitual regularidad que han forjado los últimos 15 años roza la frontera de lo sublime cuando el grupo liderado por Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginobili, el tridente con el que han ganado tres de cuatro títulos desde 1999, ha establecido varias marcas en la historia de la franquicia.

El jueves los Spurs cayeron en su visita ante el Thunder, el segundo mejor cuadro de la liga. Con esa derrota finalizó una racha de 19 triunfos, la mejor en su historia y que mejoró la de 17 encuentros que encadenaron en el distante 1996. Con ese paso triunfal San Antonio se unió a 12 equipos que han ganado por lo menos 18 duelos en todas las eras. La constancia de los Spurs los llevó a registrar un paso perfecto en marzo con marca de 16-0, la que fue la segunda ocasión en su historia que finalizan imbatible un mes.

Con el final de la racha ahora los Spurs apuntan a un nuevo hito al estar a cinco triunfos de mejorar el récord en fase regular que establecieron en 2005-2006 tras finalizar con registro de 63-19.

La orquesta de San Antonio mantiene la armonía que les imprime su duro director y por décimo séptima campaña consecutiva estarán en postemporada, la racha vigente más larga.

Cuando el tiempo y las malas decisiones han opacado el brillo de las franquicias más ganadoras, Lakers y Celtics, los Spurs han asumido el papel del equipo más constante desde los Toros de Michael Jordan de los 90.

Duncan, Parker y Ginobili han vuelto a ser el centro sobre el que giran las ideas de Popovich a pesar de que los tres ya llevan más de una década en la élite. Duncan, futuro miembro del Salón de la Fama cuando anuncie su partida como profesional, está cumpliendo su campaña 16. Es el único sobreviviente de los Spurs campeones del 99 y esta campaña mantiene su estatus de líder al ser el segundo mejor encestador (15.2) y el mejor reboteador (9.8) luego de cumplir 37 años.

A la par del único jugador que tiene los cuatro anillos en la historia de los Spurs, el galo Tony Parker encabeza a los anotadores (16.9), mientras que Ginobili mantiene su regularidad como el sexto hombre más efectivo, con 12.3 puntos.

Así los Spurs van a los playoffs por la revancha tras la dolorosa forma como perdieron la serie por el título ante el Heat, y se encaminan como el mejor equipo de la Conferencia Oeste para aspirar a hacer más rico su legado con un campeonato.