SANTOS, Brasil, 4 de abril.- El club brasileño Santos abrirá sus puertas a las selecciones de México y Costa Rica que se concentrarán en el centro de entrenamiento "Rei Pelé" y el estadio santista, Vila Belmiro, respectivamente, donde ya está todo preparado para el inicio del Mundial de Brasil 2014.

México utilizará las instalaciones de entrenamiento del primer equipo del Santos, que aún hoy siguen decoradas con instantáneas de Pelé, Neymar o Robinho, mientras que Costa Rica se ejercitará en uno de los estadios más pequeños de la primera división brasileña, pero de gran historia para el fútbol del "gigante suramericano".

Para nosotros es un placer que nuestras instalaciones hayan sido escogidas por dos selecciones y esperamos que eso traiga buena suerte a ambas", dijo Vinicius Vieira, del departamento de prensa del club.

Según el Santos, esta elección "muestra cuánto invierte el club en infraestructuras" y el modo en que "da el mejor respaldo a sus atletas y la comisión técnica".

'El Tri' tendrá a su disposición los dos terrenos de juego de césped natural que tiene el Santos en el centro "Rei Pelé", así como un gimnasio completo junto a una sala de prevención de lesiones y recuperación muscular.

Los internacionales mexicanos, que se jugarán el pase a la segunda ronda con la anfitriona Brasil, Croacia y Camerún, contarán también con una piscina climatizada y una pista de arena en la que podrán practicar ejercicios más específicos.

Además, el Santos pondrá a disposición del equipo un salón de conferencias donde el seleccionador Miguel Herrera podrá reunirse con los jugadores así como una sala de prensa y una capilla católica.

Por su lado, Costa Rica se concentrará para sus entrenamientos en la casa del Santos, el estadio Vila Belmiro, en el centro de la isla donde se encuentra la ciudad, que también tiene parte en el continente.

Allí, los dirigidos por el colombiano Jorge Luis Pinto contarán con los vestuarios del equipo, donde también se encuentra un área de recuperación muscular, con varias bañeras de hidromasaje y camillas médicas.

El césped en el que actualmente compite el Santos en partidos oficiales será el que recibirá a los ticos, una de las canchas conocidas por ser una de las más pequeñas del torneo brasileño.

A su vez, la sala de prensa del equipo en el que se forjaron Pelé, Neymar y Robinho, entre otros, estará también disponible para Costa Rica durante su aventura mundialista que les enfrentará, en la primera fase, a las todopoderosas Uruguay, Italia e Inglaterra, en el llamado "Grupo de la Muerte".

La llegada de México y Costa Rica "colocará al club y a la ciudad en el centro de atención y se presentará a todos los visitantes el buen trabajo que ha sido hecho para recibirles", continuó Vieira, quien aseguró que los que lleguen "tendrán el mejor servicio posible para acompañar a sus respectivas selecciones".

Santos, donde está el principal puerto brasileño, está ubicada a 80 kilómetros de Sao Paulo, comunicada por un sistema vial de autopistas y túneles que redujo a 30 minutos el recorrido entre las dos ciudades en un día sin tráfico.

Ambas selecciones tienen cerca el aeropuerto de Congonhas, en el sur de la capital paulista, precisamente donde comienza la autopista para el litoral, y también una buena conexión vial con el de Cumbica, en Guarulhos, municipio de la región metropolitana de Sao Paulo y la principal terminal aérea internacional del país.

Los seguidores de México tendrán el privilegio de desplazarse hasta las ciudades de Natal, Recife y Fortaleza por vía marítima en cruceros, que según las operadoras de turismo brasileñas prevén transportar unos cinco mil mexicanos.

ald