VIENA, 4 de abril.- El austríaco Valentin Grubeck, del Austria de Viena, se encuentra hospitalizado tras recibir la noche del jueves una paliza por parte de una quincena de seguidores radicales del Rapid de Viena.

Grubeck, un delantero de gran proyección que juega en el filial del Austria de Viena, fue agredido la noche del jueves cuando esperaba un autobús al salir del entrenamiento, según relató el jugador hoy en una entrevista con el diario “Kurier”.

El futbolista tiene numerosas contusiones en la espalda y el pecho, y desde la noche de ayer se encuentra en un hospital de Viena, donde permanecerá en observación también hoy.

Los médicos han descartado una lesión en una de sus rodillas, uno de los temores del jugador ya que sentía grandes dolores después de que los radicales, tapados con bufandas y pasamontañas, le dieran patadas y pisotones cuando estaba en el suelo.

La policía informó hoy que logró detener a uno de los agresores poco después de que se denunciaran los hechos.

Es una locura que algo así pueda pasar. Es triste. Esto no tiene nada que ver con el fútbol. Este tipo de cosas destruyen la imagen de este deporte y del club. El Rapid es conocido por sus buenos aficionados y por el gran ambiente en el estadio. Pero por culpa de estos idiotas todo eso se destruye", señaló el jugador al Kurier.

La directiva del Austria de Viena se mostró conmocionada con lo sucedido, mientras que la del Rapid condenó lo sucedido y deseó una pronta recuperación al jugador.

Esta agresión empañó el derbi que el próximo domingo disputarán el Austria y el Rapid en Viena.

ald