SAO PAULO, 3 de abril.- El Ministerio Público (fiscalía) de Sao Paulo admitió hoy que puede cerrar parcialmente el estadio Arena Corinthians, una de las sedes del Mundial Brasil 2014, incluso durante el torneo, en caso de que los constructores no cumplan con las normas de seguridad exigidas para las obras.

En caso de incumplimiento total o parcial de las exigencias, no se descarta la adopción de medidas que apunten a la interdicción parcial del estadio, incluso durante la Copa del Mundo", apuntó hoy el Ministerio Público.

El pasado fin de semana un obrero que trabajaba en el montaje de los graderíos temporales del fondo sur del estadio murió tras caer desde una altura de ocho metros, con lo que ya son siete los trabajadores fallecidos durante las obras de los doce estadios que Brasil usará en el Mundial.

La Superintendencia Regional del Trabajo y el Empleo del estado de Sao Paulo suspendió el 31 de marzo las obras de instalación de las tribunas temporales al considerar que el montaje de las dos estructuras viola las normas de seguridad exigidas.

El Cuerpo de Bomberos señaló el pasado martes, después de una inspección, que el escenario no presenta todavía las garantías de seguridad necesarias para recibir público.

Con las irregularidades constatadas por los fiscales del trabajo y los bomberos, el Ministerio Público convocó a una reunión de emergencia la próxima semana para determinar las condiciones que exigirá para autorizar la reanudación de las obras.

La Fiscalía de Justicia de Habitación y Urbanismo de Sao Paulo se reunirá la próxima semana con los dirigentes del Corinthians -club dueño del estadio- y de la constructora responsable, además de representantes del Ministerio Público, para ver cómo serán efectuadas las medidas exigidas", señaló el comunicado.

En caso de una interdicción durante el Mundial, "los eventuales perjuicios causados a quienes compren entradas y que serán privados del derecho de asistir a los partidos, deberán ser objeto de acciones judiciales contra los organizadores del evento y de los responsables de la construcción del estadio", agregó.

Las estructuras temporales en construcción permitirán ampliar la capacidad del estadio, que es de 44.000 espectadores, para 68.000 aficionados, y cumplir así con la exigencia de un aforo de 65.000 estipulado por la FIFA para las sedes de inauguración en los mundiales.

En una entrevista al diario Folha de Sao Paulo, el auditor jefe del Ministerio de Trabajo, Luis Antonio Medeiro, señaló que si no fuese por la prisa de terminar las obras para el Mundial, "las obras tendrían que ser paralizadas por las condiciones de trabajo precarias".

A pesar del incidente, la FIFA emitió el martes una nota en la que garantiza la entrega de esta parte del estadio dentro de los plazos previstos.

"Debido al estado avanzado del montaje de las graderíos temporales, creemos que el cronograma de entrega de esta área no se verá afecta", afirmó la organización.

El Arena Corinthians recibirá seis partidos del Mundial, entre ellos el encuentro inaugural, el próximo 12 de junio, que citará a Brasil y Croacia por el Grupo A, además de una semifinal y uno de los compromisos por octavos de final. 

cmb