MADRID, 2 de abril.- El director ejecutivo de Mercedes, Toto Wolff, admitió que la rivalidad entre sus dos pilotos, el británico Lewis Hamilton y el alemán Nico Rosberg, en el Mundial de Fórmula Uno puede causar problemas en el futuro porque, a su juicio, "los dos son extremadamente competitivos".

"La rivalidad interna está ahí desde el principio y se ha manifestado desde enero. Se conocen desde hace mucho tiempo y hasta ahora han tenido una buena relación", declaró Wolff tras el doblete Hamilton-Rosberg en el Gran Premio de Malasia, el domingo pasado.

Eso no significa", advirtió, "que no sean extremadamente competitivos y que no traten de aprovechar la más mínima ventaja que se les presente".

La rivalidad entre los dos pilotos, recuerda Wolff, se puso de manifiesto ya el pasado año. "Pudimos ver en Malasia que llegamos a una situación que no manejamos como debíamos haberla manejado porque nos vimos sorprendidos por lo competitivos que éramos", señaló.

"Hemos dedicado algún tiempo a discutir sobre estas cosas, sobre diversos escenarios y situaciones. Somos Mercedes y el equipo es lo primero", subrayó Wolff.

Aunque en Mercedes confían en que la vieja amistad entre Hamilton y Rosberg se mantendrá incluso cuando se llegue a la fase "caliente" del Mundial, tampoco descartan que surja algún problema.

"Algún día nos podemos ver en una controversia, en una situación que tendremos que saber manejar porque (Hamilton y Rosberg) son criaturas muy competitivas", afirmó Wolff. 

ald