BARCELONA, 1 de abril.- El Camp Nou enfrentará en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, la posesión del Barcelona contra la posición del Atlético de Madrid, dos estilos diferentes que se han anulado en sus tres duelos de esta temporada, todos resueltos con empate.

“Ellos juegan a partir de la pelota y nosotros a partir de los espacios”, dijo ayer Diego Simeone, técnico rojiblanco.

En los duelos más recientes la pelota fue del Barcelona, por encima del 70 por ciento de posesión para los azulgranas. 

No fue una tema decisivo ni le importó al Atlético, que se siente cómodo sin el balón, con un plan exhaustivo tanto en defensa como en ataque para contener los movimientos ofensivos de su adversario.

Su colocación, su intensidad, su presión, con las líneas muy juntas, como un equipo compacto en defensa, sin dejar espacio a la imaginación de los desequilibrantes delanteros y centrocampistas rivales frenó en ataque al conjunto azulgrana en los tres partidos, en los que sólo anotó un gol, marcado por Neymar en el Calderón.

Incluso, a pesar de contar con un 30 por ciento o menos de la posesión, con su buena salida al contragolpe niveló las ocasiones de su oponente, también marcó un gol, en una volea de David Villa en el partido de ida de la Supercopa de España, y se sintió siempre con las mismas opciones que su rival, a veces más, de ganar esos duelos.

Al Atlético de Simeone le gusta el futbol directo y se maneja bien sin el balón.

Invicto en sus ocho partidos de la Champions, con siete triunfos y un empate, sólo ha asumido más responsabilidad con la pelota que el rival en uno de esos choques y fue ante Austria Viena.

En el polo opuesto está el Barça. En sus ocho juegos, con seis victorias, un empate y un revés, siempre controló el balón mucho más que sus oponentes.

 

El Bayern luce como favorito

Un Bayern cargado de confianza se enfrentará en la ida de cuartos de final de la Liga de Campeones a un Manchester United que, en esta ocasión, parece un rival menos fiero.

“Nuestro objetivo no es marcar un gol fuera de casa. Queremos ganar”, afirmó el capitán del campeón europeo, Philipp Lahm, antes de emprender vuelo hacia Inglaterra.

“Sentimos mucha emoción. Sabemos que serán dos partidos duros”, sostuvo el presidente de la junta directiva del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge.

“Tenemos que rendir al máximo dos veces”,  lo secundó el holandés Arjen Robben, mientras que su colega Thomas Müller advertía de “no bajar la guardia”.

La cita en Old Trafford podría ser para el cuadro alemán un peldaño más en el camino hacia la defensa del título en Lisboa. Los pupilos de Pep Guardiola esperan reeditar los triunfos de cuartos contra los Red Devils de 2001 y 2010 y, como entonces, llegar a la ansiada final.

Las estadísticas favorecen a los alemanes, que ganaron cuatro veces en fila en sus últimas actuaciones en suelo inglés.

Philipp Lahm no se conforma con un gol, quiere el triunfo hoy. Foto: AP