CIUDAD DE MÉXICO, 1 de abril.-Raúl Jiménez  se niega a creer que tiene asegurado su boleto al Mundial de Brasil 2014 y se niega a darle importancia al hecho de que Miguel Herrera lo ha convertido en uno de los habituales en la Selección Nacional.

El delantero del América, que llegó a cuatro goles en el presente torneo en el clásico ante Chivas, donde sumó un tanto más, consideró que es precipitado pensar en que le lleva ventaja a sus competidores en la delantera (Aldo de Nigris, Alan Pulido y Marco Fabián).

“Todavía hay tiempo (para pensar en que tiene un sitio asegurado), aún falta un mes para que se dé la lista preliminar. El tema no está cerrado y hay que seguir peleando”, comentó.

Al ser cuestionado sobre la ausencia de De Nigris para el duelo frente a Estados Unidos, Jiménez señaló que no se pueden adelantar vísperas. No le sirve pensar en que le ganó la lucha, cuando faltan dos meses para que el Piojo Herrera mande su lista definitiva a la FIFA.

“Todavía no se acaba. Habrá que seguir trabajando, meter esfuerzo para meterme en esa lista”, consideró.

Con el partido México-Estados Unidos que se jugará el miércoles, Jiménez sumará su convocatoria 26 a la selección mayor y la segunda en el año, debido a que se perdió el amistoso ante Corea del Sur por una lesión.

Al margen, en lo que respecta al triunfo de las Águilas sobre el Rebaño, reconoció que el marcador de 4-0 revitaliza sus aspiraciones, además de que les da la confianza para volver a creer en sus capacidades. Lo dedicó a las personas que ya dudaban de la capacidad del plantel.

“Hicimos bien las cosas, se llevó bien el trámite del partido, pero seguiremos trabajando para continuar con la mejoría. Habían muchos que no estaban confiando tanto en nosotros, pero a los que se mantuvieron hay que dedicarles la victoria”, afirmó.

De la goleada sobre el acérrimo rival no quiso hacer mayor aspaviento y se limitó a mencionar que lo más relevante para su plantel era ganar “sin tomar en cuenta la cantidad de goles”.

En los recuentes cinco encuentros en los que se ha cruzado con las Chivas, el Joven Maravilla marcó cuatro tantos y dio dos pases de gol (uno a Luis Gabriel Rey y otro a Paul Aguilar), lo que lo convertido en una de las figuras a seguir en los clásicos.

“Es muy padre para mí poder hacerle gol a Chivas. Siempre un gol se disfruta, pero en el caso de los clásicos siempre será especial”, afirmó, previo a reiterar que le gustaría convertirse en un anotador histórico en ese tipo de juegos.

Jiménez viajó con el resto del Tri a Arizona.