CIUDAD DE MÉXICO, 31 de marzo.- En el encuentro entre el Dnipro y el Dynamo de Kyev, de la Liga de Ucrania, el capitán de la escuadra visitante, Oleg Gusev, recibió un golpe con la rodilla tras la salida por aire del guardameta Denys Boyko que lo dejó noqueado.

Al percatarse del mal estado en el que se encontró el jugador, Kankava, futbolista del Dnipro, corrió a atenderlo para evitar que Gusev se ahogara con su lengua, salvándole la vida.

Posteriormente, la ayuda médica llegó para incorporar al lesionado jugador, quien salió por su propio pie de la cancha para ser llevado a un hospital.

Esta es una nueva muestra de espíritu deportivo en el mundo donde, sin importar los colores del equipo, el compañerismo en la profesión salió a relucir.

fdr