CIUDAD DE MÉXICO, 31 de marzo.- La escena fue casi una tragedia para los que, en México, esperaban hasta las dos de la mañana para ver a Sergio Pérez en acción. En sus vueltas de instalación, previo a la formación de inicio de la carrera en el circuito de Sepang, en Malasia, la transmisión del monoplaza de Force India brincó de una velocidad a neutral, obligándolo a entrar nuevamente a pits, de donde ya no volvió a salir.

“Estoy desilusionado por no haber tenido oportunidad de nada. Vamos a investigar las causas del problema en el auto que se mantuvo neutro cuando iba a la parrilla”, comentó.

Más allá de la fiabilidad de los motores V6 turbo, el desempeño de los demás componentes está poniendo en jaque a diversos pilotos, como a Esteban Gutiérrez, quien tuvo que terminar su carrera prematuramente por un problema con el software que controla los cambios semiautomáticos en la transmisión.

“Después de un stint largo, hice una parada en pits y no pude meter la primera velocidad. Intenté muchas veces, pero no funcionó”, dijo el piloto de Sauber.

Su coequipero, Adrian Sutil, corrió con la misma suerte: “En mi última vuelta el coche se apagó. No sé qué pasó. Es una vergüenza. Hay muchas cosas que no funcionan bien en este momento”, dijo el alemán, muy enojado por sus resultados.

La razón de estos fallos al día de hoy es un misterio más no una novedad y se unen a la larga lista de problemas con los nuevos componentes mecánicos de los monoplazas.

Es tan fácil como voltear a ver el Lotus de Pastor Maldonado, que durante dos carreras ha cambiado los elementos más importantes de la central de poder: el motor térmico, los dos recuperadores de energía, el turbo y, a pesar de ello, ayer abandonó.

Otro de los casos más sonados es el del sensor de gasolina de  Daniel Ricciardo, de Red Bull, el cual después de la controversia que le costó el podio al australiano en casa, volvió a mostrar lecturas incorrectas.

“Tuvimos una falla esta mañana. Es decepcionante”, dijo Chris Horner, jefe de equipo de la escudería austriaca en una entrevista a SkySports el viernes de prácticas. “Sabemos que Mercedes tuvo un problema con ruido en un sensor. Force India tiene uno que falló completamente”.

Para llegar a la perfección la máxima categoría necesitará de un buen tiempo de perfeccionamiento, pero mientras los equipos encuentran el eslabón perdido, habrá que acostumbrarse a las quejas y los abandonos.