JALISCO, 30 de marzo.- La policía estatal y municipal, así como personal de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos de Jalisco, llevan a cabo un operativo especial en el Estadio Omilife para el clásico nacional.

Elementos de seguridad revisan los rostros de los asistentes al clásico nacional para poder dar con implicados en la riña protagonizada en el Estadio Jalisco en el Chivas-Atlas, como parte de la estricta revisión en el inmueble rojiblanco.

Por este medio fueron arrestadas dos sospechosos de haber participado en los hechos violentos la semana pasada.

Desde las primeras horas del día iniciaron los trabajos para garantizar la seguridad de los asistentes al encuentro, al que se negará la entrada a las llamadas “barras”, informó la directiva en días anteriores.

Alrededor de las dos de la tarde, comenzaron a llegar los primeros seguidores de ambas escuadras a este inmueble situado en el municipio de Zapopan.

En las inmediaciones del estadio se instalaron los primeros filtros de acceso, donde decenas de elementos revisaron vehículo por vehículo que todos los asistentes tuvieran boleto para ingresar.

A las personas que no tenían boletos no se les permitió el acceso, además de negar la entrada con bebidas alcohólicas.

También se revisó en el interior de los automotores y en las cajuelas que no llevaran armas, palos, luces de bengala o cualquier objeto que fuera peligroso para los asistentes a este cotejo.

En un segundo filtro, ya en el estadio, se instalaron detectores de metales, en donde uno a uno los fanáticos fueron revisados para que no introdujeran objetos peligrosos.

De manera paulatina se comenzaron a poblar las explanadas de este inmueble, teñidas por los colores amarillos del equipo visitante y el rojiblanco de los locales.

En las inmediaciones y en el mismo estadio, cientos de elementos de seguridad se establecieron atentos para garantizar la seguridad de los presentes.

A unas horas de que comience el “clásico de clásicos” se vive un ambiente de fiesta, con la ilusión de poder presenciar a su respectivo equipo superar al acérrimo rival, pero sólo en el terreno de juego.

fdr