CIUDAD DE MÉXICO, 28 de marzo.- Han guardado silencio, pero no en señal de rendición o consentimiento sino más bien como un recurso para reorganizarse. Lejos de perder fuerza tras lo ocurrido en el estadio Jalisco el pasado sábado 22 de marzo, siendo señaladas como una amenaza para los aficionados comunes y provocando la aceleración de leyes en contra de su forma de actuar. Las barras del futbol mexicano se han puesto en contacto para unificar acuerdos y manifestarse frente a las acusaciones surgidas en la opinión pública.

Desde hace algunos días, según algunos líderes de estos grupos de animación que pidieron el anonimato, existe una convocatoria entre las barras de todo el país para hacerse presentes en el partido de la Selección Nacional frente a Israel, a jugarse el próximo 28 de mayo en el Azteca.

Está planeada una tregua con todos, incluso con los de provincia, no importa del equipo que sean”, reveló a Excélsior uno de ellos. “La idea es juntarnos en el Citlali que está afuera, cantar y hacer fiesta ahí mientras inicia el juego y luego entrar a la cabecera norte con boleto pagado sin provocar desorden.”

A partir de la solicitud que han hecho tanto directivos como autoridades para erradicar a dichas organizaciones de las tribunas, los dirigentes de éstas se han reunido para definir algunas acciones a corto plazo. “Este fin de semana haremos algunas juntas. El sábado, por ejemplo, nos juntamos con los representantes de la barra del Atlas (La 51) y Chivas (La Reja) que están en el Distrito Federal”, continuó el entrevistado. “Ya están confirmados el Ritual del Kaoz (América), Locura 81(Morelia), La Sangre Azul (Cruz Azul), La Rebel (Pumas), La Resistencia (Querétaro). Están por confirmar La Adicción (Monterrey), los de Veracruz (La Guardia Roja), Tigres (Libres y Lokos, Tijuana (La Masakre) y León (Los Lokos de Arriba)”.

El plan, además de integrar una sola fuerza y olvidarse de viejas rencillas, es elaborar una manta gigante con el escudo de cada barra y una leyenda que se pondrá a votación en los siguientes encuentros. “No habrá violencia, pero sí mucho color. Sabemos que no somos blancas palomas, pero también mucha gente se harta del maltrato de la policía, en especial de Guadalajara y Monterrey”, agregó.

Con todo y los antecedentes que existen en su contra, los barristas tienen la intención de dialogar con los directivos de la Liga MX. Al respecto, Germán Gudiño, uno de los líderes de La Rebel que aceptó hablar con este diario, explicó que “llevamos años pidiendo una entrevista para proponerles soluciones, pero nunca nos han querido recibir. Son ellos con los que tenemos que llegar a acuerdos. En esta semana nos vamos a juntar las barras del DF para ver qué podemos hacer. No queremos pelear más con nadie”.

Para entrar al partido ante Israel, las barras tienen previsto hacerlo de forma individual por los torniquetes para luego juntarse en los pasillos que conducen a las gradas. “Los policías te pueden negar el acceso si llegas en bloque, pero si lo haces por tu lado es más difícil que lo hagan”, señaló Germán, quien, como también lo hicieron otros de los involucrados, defendió la causa que los ha acercado en estos días. “Queremos mostrar el apoyo a las demás barras y hacer sentir que somos un movimiento unido, que se vea la fuerza que tenemos en México”.

Con la visita de Pumas a Torreón en la jornada 13, se tiene previsto el acercamiento de Magda Tovar, líder de la barra de Santos (La Tribu), con el responsable nacional de las barras en el país, involucrado en La Rebel.