CIUDAD DE MÉXICO, 27 de marzo.- La Selección Femenil Sub 17 espera escribir un nuevo capítulo en el futbol femenil mexicano cuando se enfrente hoy a Japón en partido correspondiente a los cuartos de final del Mundial de la especialidad que se realiza en Costa Rica.

Por primera vez, desde que el Tricolor participa en esta justa, logró clasificar a la segunda fase del torneo, esta es su tercera Copa del Mundo tras Azerbaiyán 2012 y Trinidad & Tobago 2010. Los números para las mexicanas son favorables, ya que llegan como segundo lugar del Grupo D, con siete goles a favor y sólo tres en contra.

Este es el momento para que el conjunto de Leonardo Cuéllar demuestre el futbol que las hizo campeonas de la Concacaf hace unos meses.

La responsabilidad bajo los tres palos es de la originaria de El Paso, Texas, Emily Alvarado, quien desde pequeña su afición por el futbol la llevó a ocupar la portería, la cual no la considera un deporte sino su profesión.

Empecé a jugar futbol cuando tenía tres años, porque mi papá jugó futbol toda su vida y fue gracias a él que me enamoré del futbol. Estoy segura que a esto me quiero dedicar el resto de mi vida”, dijo con seguridad.

Aunque pudo haber jugado para Estados Unidos, Alvarado decidió portar el escudo de México desde el principio.

Siempre he querido jugar por México, ellos me dieron la oportunidad primero y estoy feliz de estar aquí”, afirmó.

Sus ídolos

Lejos de coleccionar el póster del goleador de moda, Alvarado cuenta que “desde niña he admirado a Edwin van Der Sar, siempre me gustó cómo atajaba y también me gusta Chuy Corona del Cruz Azul, aunque yo la verdad le voy al América, pero también me gusta Ochoa”.

Universidades de California y Florida, entre otras, buscan hacerse de los servicios de la guardameta de Tricolor, aunque ella prefiere tomarlo con calma y no se precipita a tomar una de las decisiones más importantes de su vida.

Aún no decido a qué universidad quiero asistir, pero ya he visitado varias. Todavía no tengo que tomar esa decisión y será hasta el próximo año que me decida por una”, comentó.

Aunque el duelo ante Nigeria dejó a las mexicanas con una amargo sabor, ya le dieron vuelta a la página y se enfocan en Japón.

Hemos estudiado mucho a Japón y hemos corregido varios detalles en los que fallamos ante Nigeria, siento que el equipo ya está listo para este partido.”

Sin embargo, no hay que olvidar que muchas veces la juventud pesa más que el profesionalismo y todavía hay en Emily Alvarado ansiedad previo a un partido así.

Estoy un poco nerviosa, pero lo que tenga que pasar pasará. Yo voy a dejar todo dentro de la cancha. Lo tomamos con calma, estamos muy contentas y orgullosas, pero ahora la meta es ganarle a Japón y tenemos que ir partido a partido.”

Una de las inspiraciones de Alvarado está en la música: “Todas escuchamos música muy diferente, pero una canción en particular que todas tenemos en común y que escuchamos en el vestuario antes de salir es la de
We are the champions de Queen”, finalizó Emily Alvarado.