TORREÓN, 25 marzo.- Santos Laguna amarró su boleto a octavos de final de la Copa Libertadores tras derrotar 4-1 a Peñarol de Uruguay, en partido de la quinta fecha del Grupo 8, disputado en el nuevo Estadio Corona.

Los goles del triunfo fueron obra del colombiano Carlos Quintero, en dos ocasiones, a los minutos ocho y 78’, así como de Javier Orozco al 59’ y Andrés Rentería al 79’. Javier Toledo había adelantado a los uruguayos a los 55 segundos.

La situación en el arranque se vislumbraba mucho más complicada para Santos, ya que antes del primer minuto, un mal despeje de José Abella permitió a Javier Toledo quedar solo frente al marco de Oswaldo Sánchez, al que venció con un fuerte cabezazo.

Los de la Comarca asimilaron muy bien este gol de vestidor, y aunque tenían mucho tiempo por delante no tardaron en emparejar los cartones.

El colombiano Carlos Quintero apareció para rematar de primera un centro por izquierda del uruguayo Jonathan Lacerda y poner así el 1-1 al minuto ocho.

Con el marcador igualado, el dominio pasó a ser totalmente de los locales, sin embargo, no tuvieron la claridad suficiente para poder darle la vuelta, lo que lograron hasta el segundo tiempo.

Fue cuestión de minutos para que los pupilos del portugués Pedro Caixinha lograran irse adelante en el tanteador, algo que se dio al minuto 59 en un pase filtrado para Javier Orozco que controló para definir sobre la salida del portero.

El cuadro visitante intentó reaccionar, pero no tuvo argumentos para hacerlo y en la recta final se cayó por completo para sufrir una goleada que los dejó casi fuera de cualquier opción para avanzar.

Primero un gran balón de Juan Pablo Rodríguez a la llegada de Quintero por izquierda, que definió suave para marcar el tercero, y posteriormente un disparo potente de Rentería que se coló entre las piernas de portero Juan Castillo, le dieron rumbo definitivo a este encuentro.

Con este resultado, el conjunto coahuilense llegó a 13 unidades en la cima del sector y con el boleto a la siguiente ronda, mientras que Peñarol se quedó con cuatro puntos, prácticamente fuera de toda posibilidad de avanzar.

fdr