CIUDAD DE MÉXICO, 25 de marzo.- Si eres amante de la escalada en roca y sigues las hazañas de los estadunidenses Chris Sharma, Dave Graham o el joven michoacano Mauricio Huerta, seguramente te interesará enterarte que ya puedes seguir sus pasos sin salir del Distrito Federal.

Puedes visitar El Muro (Eje Central Lázaro Cárdenas 807), en el que te esperan 36 metros de altura a conquistar. No importa si no lo haz intentado aún o si ya eres un experto en esto de trepar paredes y no caerte en el intento.

Se trata de un muro para escalada artificial, el cual tardó tres años en construcción y apenas tiene siete meses de existencia. Un deporte extremo que está causando interés entre los jóvenes capitalinos y el cual ya tiene al mexicano Mauricio Huerta, de 22 años de edad, entre los primeros diez competidores del mundo.

Si no estás familiarizado con esta práctica, El Muro cuenta con 14 rutas de ascenso, de menor a mayor dificultad. Desde la pared con agarres sencillos hasta caminos en desplome o simplemente grietas para sostenerse.

El primer paso es familiarizarse con el equipo de seguridad. Debes ponerte el casco y las gatas (calzado especial), el arnés (cinturón con ganchos) y amarrar dicho cinto con una cuerda asegurada en lo alto del edificio.

Dice Daniel Sánchez, encargado de El Muro e instructor, que lo primero que debes vencer es el miedo a las alturas. Y, aunque la meta de muchos es alcanzar la cima de 36 metros en este muro artificial, no es necesario que en tu primera visita lo consigas.

Tienes que desarrollar fuerza en los tendones, de otra manera te costará trabajo aferrarte a la presa”.

Explica el instructor que “hay gente que a la primera llega hasta arriba. Otros tardan cinco sesiones e incluso meses”.

Lo importante es que vayas adquiriendo fuerza y quitarte el temor de que podrías accidentarte tras una caída. Y es que siempre tendrás la atención de un instructor, el mismo que te ayudará a ponerte el equipo adecuado, asegurar el arnés y quedar perfectamente asegurado a la cuerda.

Si miras las imágenes, observarás a Alí, un joven instructor y hábil escalador que sube los 36 metros del muro artificial con una facilidad de hombre araña. Alí puede presumir de subir el muro en un tiempo récord de un minuto con 40 segundos. Asombroso. Se trata de un joven bien entrenado y con la experiencia de saber leer los caminos a seguir en una escalada.

En tu primera vez seguro descubrirás que tienes dedos y tendones débiles y que difícilmente soportarás el peso de tu cuerpo. Explica el instructor Daniel Sánchez que, además de cultivar el gusto por los deportes extremos, deberás tener disciplina, fuerza y carácter. Nosotros le agregaremos la palabra “paciencia”, algo que podría llevarte muy alto en esta prácticadeportiva.

Una vez que logras subir los 36 metros por el camino “fácil”, comienzan los retos por rutas con mayor dificultad.

¿Te imaginas trepar la pared apoyando tus manos y pies en bordes naturales? O más difícil, ¿llegarías a subir por paredes inclinadas o metiendo tus manos en grietas verticales?

Y no se trata de un reto cualquiera, pues los 36 metros ponen a El Muro entre las paredes artificiales más altas del mundo. La primera tiene un metro de más y se encuentra en Holanda.

Y no te preocupes en conseguir tu equipo de seguridad, ya que en el local tienen cascos, cuerdas y todo lo necesario para este deporte. Basta con llevar tenis y ropa deportiva. Además,ser mayor de seis años de edad y no tener problemas de salud.

El Muro imparte cursos de escalada artificial, con un promedio de ocho sesiones. También puedes pagar tu visita y aprovechar que el boleto te permite intentar llegar a la cima cuantas veces puedas.

Por el momento se trata de que vayas a divertirte y aprendas un deporte extremo al que no cualquiera se anima. Más adelante, según el instructor y encargado de El Muro, Daniel Sánchez, se buscará realizar competencias y encontrar talentos para la Copa Anáhuac. Y, en un futuro no muy lejano, tener representantes mexicanos en la Copa del Mundo.

Por lo pronto basta con animarse a trepar cuantos metros te permitan tus brazos y piernas. No importa que no lo logres en el primer intento (muy pocos conquistan la cima en su primera vez). Lo realmente importante es que no te rindas y poco a poco vayas hasta donde el cuerpo te lo permita.

Y si eres papá o mamá, anímate a llevar a tu pequeño a realizar su primera escalada. Quizá seas el tutor del próximo Chris Sharma o Mauricio Huerta.