CIUDAD DE MÉXICO, 25 de marzo.- La Federación Mexicana de Futbol (FMF) dio a conocer que ninguno de los grupos de animación del Club Deportivo Guadalajara podrá ingresar a los juegos de su equipo, tanto de local como de visitante, en represalia a los actos de violencia que se observaron el sábado pasado en el clásico tapatío.

En un acto sin precedentes en el balompié nacional, vía la comisión disciplinaria, la FMF informó que prohibió a la institución tapatía y al resto de los clubes de la Liga MX venderle boletos a las porras y barras del equipo rojiblanco, aunque fue de manera indefinida.

Sin embargo, previo a que se diera el anuncio, Jorge Vergara, dueño de las Chivas,  informó que ya había tomado medidas para castigar a los aficionados que golpearon a policías en las gradas del estadio Jalisco. 

En la institución se había tomado la decisión de no dejar entrar a los rijosos al Omnilife de por vida, aunque se encontraba en la etapa de análisis para delinear cómo impedirán el ingreso.

He estado al lado de la policía y demás cuerpos de seguridad para evitar que ingrese cualquiera de estos vándalos al estadio”, detalló Vergara.

En entrevista telefónica, Vergara mencionó, por otra parte, que su club ya identificó a parte de los  aficionados que estuvieron inmiscuidos en la gresca.

Los datos recabados por Chivas ya fueron facilitados a los órganos de seguridad del Ayuntamiento de Guadalajara para que continúen con las investigaciones, a fin de que se procese a los fanáticos implicados.

Ya le pasamos todo a las autoridades, incluso direcciones de las personas”, explicó el empresario. Los nombres de los partícipes los obtuvo el club de la base de datos que tiene de sus grupos de animación que están credencializados.

El ahondar en la operación del clásico nacional del próximo domingo, el Chivas-América, Vergara Madrigal aseguró que la seguridad está “cien por ciento garantizada”.

Para el juego los métodos de revisión en las entradas del estadio serán reforzados: no se permitirá que ingresen grupos de animación sin sus respectivas credenciales y éstos, si logran pasar, no podrán meter ningún instrumento  con el que puedan hacer daño a otros espectadores.  

Estamos trabajando en todas las acciones que vamos a emprender. Puedo adelantar que va a ser muy drástico el operativo que se va a seguir para cuidar la salud de toda la gente que irá al estadio. Serán métodos distintos, haremos revisiones individuales”, explicó.

Por otra parte, el empresario pidió a las autoridades legislativas que pongan de su parte para terminar con la violencia. Cree que con penas más duras los violentos se alejarán.

“Los legisladores tienen que cambiar las reglas no un poquito, sino mucho. La gente que golpea de la manera que lo hizo a estos policías tiene que estar en la cárcel, pero no de ratitos. Es importante que las autoridades arrecien y endurezcan las leyes para que tengan un castigo realmente ejemplar los culpables”.

El club Guadalajara había invitado a una conferencia de prensa en un hotel de la Ciudad de México en la que estaría Vergara, pero mediante un boletín dio a conocer que se cancelaba sin dar a conocer el motivo.

En lo deportivo, el mandamás rojiblanco espera que su equipo repita el juego intenso ante las Águilas como el que demostró frente a los Zorros.

También pasó en Cancún

Autoridades municipales detuvieron a dos integrantes de la porra del Toluca, que agredieron a personal de seguridad privada del estadio olímpico Andrés Quintana Roo y además se robaron equipo de comunicación.

La Secretaría de Seguridad Pública Municipal reportó la detención de Federico Alonso Villazeta Blanquel y de Mario López Prior, acusados de los delitos de robo y lesiones contra tres agentes de seguridad.

Las autoridades detallaron que el incidente se registró a las 20:40 horas, cuando policías municipales que se encontraban en las inmediaciones del inmueble deportivo fueron abordados por cinco hombres, que se identificaron como personal de seguridad privada del estadio.

“Aprovechándose de una trifulca ocurrida en el estadio, arremetieron contra el personal de seguridad privada, golpeándolos en reiteradas ocasiones y despojándolos de un radio portátil”.