CIUDAD DE MÉXICO, 23 de marzo.- En una tarde rara para Darío Verón, quien hizo el gol del triunfo para Monterrey en un claro autogol, Pumas de la UNAM cayó 1-2 y vio detenida una posible segunda victoria en casa.

En el partido de la fecha 12 del torneo Clausura 2014, la tarde gris fue para el paraguayo Verón a partir del minuto 72 cuando marcó el autogol, después que previamente había conseguido emparejar los cartones 1-1 en el 48, luego de que Rayados se había puesto en ventaja con la anotación de Omar Arellano en el 41.

La derrota dejó al conjunto universitario en la cuarta posición con 18 unidades, mientras que el equipo regiomontano dejó el último lugar general en el que había estado hasta antes de este partido, al llegar a 12 puntos.

El encuentro estuvo muy disputado y por momentos cerrado, aunque Rayados tuvo la propuesta de ir al frente e inquietar la meta de Alejandro Palacios, mientras que Pumas se vio un tanto limitado en su accionar y también generó muy poco sobre la meta de Jonathan Orozco.

El tedio en el que había caído el encuentro acabó al minuto 41, cuando Monterrey logró hilvanar una jugada elaborada que Omar Arellano concluyó de buena manera para con disparo cruzado dejar sin oportunidad a Palacios y darle la ventaja 1-0 a su escuadra.

Al arranque de la segunda parte, Pumas salió más revolucionado y se fue sobre la meta del conjunto visitante, y en el minuto 48 consiguió la igualada a un tanto por conducto de Darío Verón, quien se agregó al ataque en un tiro de esquina para rematar con la cabeza y vencer a Orozco.

Tras la anotación de la igualada, el público que simpatiza con el cuadro universitario se le entregó al paraguayo naturalizado mexicano sin imaginar que una jugada más adelante lo convertiría de héroe a villano al darle la ventaja a Rayados de Monterrey.

Los dos equipos venían de rehidratarse y tras la reanudación del encuentro por este motivo, vino un despeje largo de la zaga visitante y Verón pecó de exceso de confianza al retrasar con la cabeza el balón a su portero Alejandro Palacios, quien estuvo adelantado y nada pudo hacer para detener el balón, que concretó así el 1-2 a favor de Monterrey. El estadio enmudeció.

Sin embargo, los que sí celebraron con todo la anotación del naturalizado mexicano fueron los seguidores del conjunto regiomontano, quienes a su vez corearon "Olé, olé, olé, Verón, Verón" por el tanto que significó el triunfo para su escuadra.

El árbitro del encuentro fue Óscar Macías Romo, quien tuvo una actuación aceptable, amonestó por Pumas a Javier Cortés y a Alejandro Palacios, mientras que por Rayados solamente mostró cartón preventivo a Ricardo Osorio.

ogz