FRANCFORT, Alemania, 20 de marzo.- Parecía algo imposible, pero Pep Guardiola podría hacerlo realidad. Muchos pensaron que el ex técnico de Barcelona jamás podría repetir los éxitos de Jupp Heynckes al frente del Bayern Múnich, que bajo su conducción batió todo tipo de récords la temporada pasada y ganó la Liga de Campeones, el campeonato alemán y la Copa de Alemania.

Con Guardiola en el timón, sin embargo, el Bayern está teniendo otra temporada de ensueño y el sábado podría consagrarse campeón antes que nadie en la historia, si le gana a Mainz y Borussia Dortmund y Schalke ceden puntos.

50 partidos acumula sin perder en la liga

Bayern se coronó campeón faltando seis fechas la temporada pasada y ahora podría hacerlo con ocho fechas todavía por jugarse.

El club lleva 50 partidos sin perder en la Bundesliga, lo que constituye un récord, y aventaja por 23 puntos al segundo, Dortmund.

Mainz marcha quinto, a 30 unidades.

Una temprana coronación ayudaría a aliviar la amargura por los problemas legales de Uli Hoeness, el dirigente considerado artífice del gran momento que vive el club, quien irá a prisión en los próximos días tras ser convicto por evasión de impuestos.

No es impensable que Dortmund y Schalke cedan puntos este fin de semana.

Borussia no es el mismo de la temporada pasada, en que jugó la final de la Champions League con Bayern. Se desprendió de varios jugadores importantes y sufrió algunas lesiones. Esta vez jugará de visitante ante un Hanover que ha mejorado mucho su desempeño.

Schalke, tercero a 24 puntos de Bayern, viene de perder 3-1 ante un Real Madrid con varios suplentes en la Champions. Los españoles los eliminaron con un marcador global de 9-2.

Resta por verse cómo los afecta esa paliza, aunque tienen un partido teóricamente fácil ante el último en la tabla, Eintracht Braunschweig.

ald