FILADELFIA, 20 de marzo.- Los Sixers van en la ruta de hacer historia en la NBA, en cuanto a derrotas seguidas se refiere, luego de haber caído ante Chicago por 102-94.

Ayer los impulsó un poco más el equipo de los Bulls, que con 20 puntos de D. J. Augustin y 19 unidades con 13 rebotes de Taj Gibson, hicieron que Filadelfia llegara a 22 descalabros en fila.

Los 76ers están ahora a cuarto derrotas del récord, poco decoroso, de más caídas consecutivas. Los Clavaliers de Cleveland acumularon 26 seguidas en la temporada 2010-2011.

Lo que está a punto de alcanzar es el segundo puesto en esa lista, en la que los Grizzlies de Vancouver (1995-1986), los Nuggets de Denver (1997-98) y los Bobcats de Charlotte (2011-12) sufrieron 23 derrotas cada uno.

Pero esos no son todas las marcas negativas de los Sixers, que también suman en casa 17 partidos perdidos desde que derrotaron a Charlotte el 15 de enero.

Con este resultado, Chicago ha ganado siete de los últimos ocho enfrentamientos en contra de los Sixers de Filadelfia.

La franquicia necesita un revulsivo, una reestructuración completa después de que dejaron ir a Evan Turner, Spencer Hawes y Lavoy Allen.

Quizá la única buena noticia para los de Filadelfia es que en 21 de sus derrotas en fila fueron competitivos hasta la última posesión, aunque no sucedió ayer contra Chicago.

El próximo partido de Filandelfia será el viernes contra Nueva York y el calendario no le favorece porque después tendrá tres juegos fuera de casa enfrentando a Chicago, San Antonio y Houston.

Si Filadelfia pierde todos esos partidos, el récord de 27 derrotas consecutivas podría ser suyo el próximo 29 de marzo cuando enfrente a Detroit.

Para los Sixers Thaddeus Young consiguió 24 puntos ayer, mientras que Wroten aportó 17 unidades.

Carlos Boozer tuvo 12 unidades y 11 rebotes para los Bulls, mientras que Joakim Noah sumó 14 puntos y diez tablas.

Los Bulls jugaron sin Derrick Rose, otrora MVP de la NBA y quien se lesionó los meniscos de la rodilla derecha desde noviembre.

Aún así, el entrenador Tom Thibodeau dijo que si quiere jugar el Campeonato Mundial en España tiene abierta la puerta.

“Yo sé que él lo puede hacer”, dijo Thibodeau. “Sé lo que el basquetbol nacional representa para él, si él está seguro de que lo puede hacer, a mí me encantaría verlo jugar”, finalizó.