CIUDAD DE MÉXICO.- En 1919, Esteban Reyes comenzó a trabajar por necesidad como recogebolas en el club deportivo Tacubaya. Ayer, 94 años después,  el
Pajarito falleció a  los 100 años dejando una brillante trayectoria como un destacado jugador de Copa Davis, además de ser el maestro del mejor tenista en la historia de México: Rafael Pelón Osuna.

Pajarito Reyes falleció en su casa de la colonia San Miguel Chapultepec a las 7:40 horas de ayer, y lo hizo en los brazos de su hija Rosa María, quien heredó los talentos de su padre y se coronó con Yolanda Ramírez en el dobles de Roland Garros en 1958.

Mí padre tenía algo que le sobraba y que tanta falta hace ahora, que es el amor por lo que hacía. Si uno tiene amor por algo  hace lo que uno quiere, y así lo hizo mi padre”, dijo Esteban Reyes Jr., quien también jugó varias Copa Davis.

Nacido el 22 de julio de 1913 en la ranchería El Tejocote, en Contepec, Michoacán, Esteban se ganó el apodo de Pajarito debido a su hermano mayor, Félix, porque decía que Esteban se la pasaba silbando todo el tiempo.

Luego de empezar a trabajar en Tacubaya, a Esteban le nació el amor por el tenis y jugaba con su hermano en la calle con raquetas fabricadas por ellos mismos.

Reyes jugó diferentes torneos interclubes y se apuntó varios campeonatos nacionales, lo que le valió ser llamado al equipo de Copa Davis en 1933.

Luego de dos derrotas en dos series en contra del poderoso equipo de Estados Unidos, llegó la primera victoria de Reyes para México en contra de Cuba.

En 1935 superó en sus dos puntos de singles a los caribeños Arturo Randín y Joffre Etcheverry.

Ese mismo año cayó en el Deportivo Chapultepec contra Don Budge, de Estados Unidos, y derrotó a Gene Mako en una serie histórica en la que México superó 4-1 a los vecinos del norte.

A los 28 años de edad, Reyes decidió retirarse del tenis ante la falta de apoyo a los jugadores, y se convirtió en maestro de grandes figuras del deporte blanco.

Reyes formó a jugadores como Rafael Osuna, Gustavo Palafox yMarcelo Lara, y posteriormente fundó el Club Reyes Tenis que apoyaba a la gente de escasos recuersos a practicar un deporte considerado de élite.

Cuando cumplió 99 años pidió que lo lleváramos al Tenampa (en Garibaldi) y la pasó muy bien”, explicó Reyes Jr. “Tomaba a veces su raqueta y hacía como si estuviera jugando. Nunca estuvo solo porque fue gran amigo de mucha gente que le reconocía que fue el maestro en la época dorada del tenis.”

Los restos de Reyes serán cremados hoy al mediodía en una funeraria de Sullivan, y sus cenizas estarán al lado de su esposa Herlinda, con quien se casó en 1936.

 

Herencia llena de amor

La herencia más importante de Esteban Reyes fue el amor por el deporte blanco, algo que sus tres hijos, Esteban, Rosa María y Patricia, aprendieron como herencia de vida.

Nosotros tenemos la intención de seguir en el tenis por la herencia que nos dejó nuestro padre”, explicó Esteban Reyes Jr., quien también representó a México en series de Copa Davis. “Seguir además con una vida sana, correcta para progresar y vamos a hacer una escuela en Morelos con la ciencia aplicada al deporte.”

Además mi hermana Rosa María y su esposo van a hacer un programa con un patrocinio de Francia para niños con escasos recursos y alejarlos de las drogas y jugar al tenis. El programa se llama ‘un as en contra de las drogas’”, añadió.

En el velorio del ex jugador de Copa Davis, estuvo presente Francisco Contreras, otro de los grandes del tenis mexicano.

Mi padre decía que faltaba preparación en el tenis mexicano, y afortunadamente siempre recibió reconocimientos, sobre todo de Jesús Topete, que siempre lo escuchaba y seguía sus consejos”, concluyó Esteban Jr.

 
 
PERFIL: Un orgullo del deporte blanco

Esteban Reyes, oriundo de Contepec, Michoacán, nació el 22 de julio de 1913, hijo de Nicolás Reyes Chávez y Catalina González González.

El gusto por el tenis en Esteban y sus hermanos Victoria, Teresa, Diego y Félix nació en el Club Tacubaya, en la Ciudad de México, donde trabajaban de recogebolas.

Posteriormente, se dedicaron a laborar en el Junior Club del Distrito Federal, donde además comenzaron a practicar el deporte con raquetas de madera que realizaban ellos mismos.

Reyes participó por primera vez en un torneo de tenis, cuando el concesionario del Club Chapultepec, Eduardo Mestre Ghigliazza, organizó un encuentro para los empleados, el cual fue ganado por "Pajarito".

En 1932 ganó el Campeonato Nacional Juvenil al derrotar al favorito Ángel Roldán, y un año después, participó en el round robin que organizó la entonces Asociación Mexicana de Tenis para seleccionar a los jugadores de Copa Davis que enfrentarían a Estados Unidos.

En los Juegos Centroamericanos de San Salvador 1934 se convirtió en el ganador de la medalla de plata, al ser vencido por el cubano Ricardo Morales, y para 1935, "Pajarito" se convirtió en el primer mexicano que le ganó un punto a Estados Unidos en Copa Davis en cinco sets ante el estadunidense Gene Mako.

Además, fue integrante del equipo mexicano de Copa Davis por varios años y conquistó varios títulos internacionales y nacionales, en singles y dobles, hasta su retiro en 1941.

Reyes contrajo matrimonio con Herlinda Delgado y procreó tres hijos, Esteban, Rosa María y Patricia, a quienes inculcó el amor por el tenis.

ald