CIUDAD DE MÉXICO, 16 de marzo .- Bernie Ecclestone era tajante: “La hegemonía de Red Bull se acabó”. Así lo que afirmaba el año pasado, cuando entre especulaciones y explicaciones acerca de la nueva temporada y los motores V6 turbocargados, todos se quejaban de los constantes triunfos de Sebastian Vettel.

Pues bien, el presagio se cumplió, la fiablidad del motor Renault hizo que el tetracampeón del mundo quedara fuera de la carrera inaugural en Australia, al igual que le sucedió a uno de los favoritos de la fecha, Lewis Hamilton. Pero éste no ha sido el único motivo por el cual Red Bull desapareció por completo de la zona de puntos.

La calibración de los sensores de combustible hizo de las suyas, toda vez que  Daniel Ricciardo fue excluido de los resultados debido a que la cantidad de combustible que utilizó el propulsor fue mayor a la que se estipula en el reglamento, de 100 kg/h en carrera.

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) argumenta que el sistema electrónico avisó durante toda la carrera de esta violación y que no se hizo nada al respecto. El hecho de que el motor utilice más gasolina da una ligera ventaja al desarrollar mayor potencia, lo que pudo suponer la superioridad del auto del australiano con respecto al de su coequipero.

Sin embargo, Christian Horner, jefe del equipo austriaco, asegura que éste sólo ha dado problemas debido a su falta de confianza.“Estos sensores de flujo de combustible que son proporcionados por la FIA para medir el combustible han demostrado ser problemáticos para todos desde su introducción en las pruebas. Ha habido discrepancias y han sido poco fiables”.

De acuerdo con el inglés, el sensor tenía un error, pues según los cálculos de sus ingenieros, el motor funciona de acuerdo a lo estipulado en el reglamento. Claro está, que el equipo impugnará esta decisión.

Boicot o simple mala suerte, aún es muy temprano para determinarlo. Lo que sí se agradece desde del lado del espectáculo es la oportunidad de ver una competencia más diversa con nuevas caras en los podios y equipos diferentes peleando la punta.