CIUDAD DE MÉXICO, 17 de marzo.- Pumas se redimió ante su gente con una goleada de 5-0 sobre el Atlante en un partido dinamitado por los tacos de sus atacantes foráneos, en especial por Martín Bravo. En su reencuentro con su cliente más asiduo marcó gracias a un doblete sus goles ocho y nueve, lo que  le ayudó a tomar la cima de la tabla de goleo en solitario, aunque no pudo coronar su tarde debido a una lesión en el muslo derecho que lo hará parar, al menos, un par de jornadas. Por fin al equipo felino se le vio sólido ante un oponente que ve el descenso asomarse en su horizonte. 

Si bien los Potros tomaron la iniciativa y lucieron peligrosos durante los primeros 20 minutos en los que el portero Alejandro Palacios sacó disparos interesantes a Roberto Gutiérrez y Ángel Sepúlveda, regresaron a sus viejos vicios con el transcurrir del partido hasta ser borrados. No defendieron bien, no tuvieron capacidad de reacción ni tampoco contaron con un portero confiable que les pudiera ayudar a solventar algunos de sus problemas. Se olvidaron de todo lo que había hecho bien.

Los universitarios, ayudados por una desconcentración del portero Eder Patiño, tomaron la ventaja en su segundo acercamiento al área azulgrana. En un tiro de esquina lanzado desde la banda derecha, David Cabrera mandó un centro al segundo poste al que llegó Bravo a empujar el balón. El cancerbero visitante dejó el arco abierto.

Desarticulados por el tanto, los visitantes empezaron a abrir sus espacios sin encontrar una forma de maniatar a la explosiva ofensiva auriazul. Con Marini se han acostumbrado a ceder la iniciativa, a la espera de un error de su rival. Ayer fueron ellos los que cometieron el descuido. No tuvieron una manera de reacomodarse en la cancha.

En el minuto 39, en un contragolpe, Ismael Sosa marcó el segundo tanto del partido después de encontrarse con un rebote que escupió Patiño dentro del área, a disparo de La Rata. Cuatro minutos después, el propio Bravo se combinó con David Cabrera, que le dio un pase exacto por el centro del área,  para anotar su segundo de la tarde y el tercero de su equipo. Definió por abajo con un toque suave, en una muestra de que su confianza era demasiada. Sin embargo, para su mala fortuna dos minutos más tarde, se lesionó en un pique.

En la complementaria, el equipo de Marini regresó del vestidor con otra actitud, con la intención de recortar la desventaja. En los primeros diez minutos Sepúlveda y Michael Arroyo estrellaron tiros en los postes, gracias a un dominio intenso en el que no prestó el balón a su rival, aunque en su aventura tomó demasiados riesgos, pues dejó espacios que lo llevaron a recibir un par de goles más.

En otra jugada de contragolpe, Diego Lagos marcó el cuarto tanto en el minuto 60, en el primer balón que tocó a su ingreso. Daniel Ludueña le sirvió un bombón que no desperdició. Finalmente, el capitán Darío Verón, en una acción que desató el delirio de su afición, puso el quinto con un zurdazo surgido en un tiro de esquina. En ese momento el equipo de Cancún había perdido las ganas de empañar el triunfo de su oponente. Los de casa aprovecharon esa debilidad para lucirse.

“Me costó mucho trabajo...”: Martín Bravo

El delantero Martín Bravo no pudo ocultar la frustración que le causó haberse lesionado en la pierna derecha en el Pumas-Atlante.  

Molesto, al abandonar las instalaciones del Estadio Olímpico, el delantero mencionó que la lesión le llega en un momento inoportuno por el buen rendimiento que había demostrado en el torneo. Sabe que su liderato en la tabla de goleo, que ostenta gracias a los nueve tantos que acumula, corre riesgo.  

“Fue bastante difícil cambiar los abucheos por los aplausos y por eso me voy con bastante bronca, porque me costó mucho trabajo estar en donde estoy, los goles que tengo. Lamentablemente no me queda otra más que recuperarme y desearle mucha suerte al equipo en las próximas fechas y meterle al trabajo de recuperación”, comentó el ariete.

Mañana el argentino se hará un estudio para conocer con certeza de qué se trata su lesión y la gravedad, aunque por ser un problema muscular no tiene muchas esperanzas de que no sea grave.

Sobre su actuación no quiso hacer demasiados aspavientos ni quiso calificar a los Potros como sus clientes, a pesar de los once tantos que le ha marcado. Prefirió mencionar que trabajará para regresar “más fuerte”.

Por su parte, el técnico José Luis Trejo reconoció que le debían una actuación como la de ayer a su afición.

“Quiero felicitar el esfuerzo que hicieron los muchachos independientemente del clima y todo, pero han hecho un esfuerzo importante y han sido contundentes. Una felicitación a nuestro portero (Alejandro Palacios), que estuvo en los momentos claves”, comentó.

El estratega dijo que espera una visita de Miguel Herrera para que tome en cuenta a sus jugadores para el Tricolor.

 

“No es un golpe mortal”: Pablo Marini

La goleada de 5-0 recibida ante los Pumas no será letal para el Atlante, aseguró el técnico Pablo Marini.

“Es un golpe muy duro, sin lugar a dudas, aunque no mortal porque aún están 18 puntos en juego. Tenemos que disputar con firmeza a todos los equipos, cada día convencidos de que podemos salvarnos”, comentó el estratega al finalizar el partido.

El argentino prometió que “el grupo se va a recuperar rápidamente” y no se dejará absorber por la complicada situación en la que se encuentra. Hoy Atlas los aventaja por seis unidades en la tabla del descenso, aunque el Veracruz, con su promedio volátil, le puede abrir otra ventaja.

Por otra parte, Marini afirmó que lo sucedido en la cancha del Olímpico es difícil de analizar, basado en las oportunidades que desperdició su equipo frente al arco, pero también por la cantidad de goles que recibió. Para él fue un partido atípico.

Otro elemento azulgrana que quiso demostrar optimismo fue el defensa Daniel Guerrero, quien aseguró que  no recibieron un golpe “letal porque aún quedan 18 puntos en disputa”.

No obstante, El Chepe que junto a Arturo Muñoz son los únicos Potros campeones en el 2007 que permanecen en el club, aceptó que el tiempo se les acorta. Espera que sus compañeros puedan recuperar el nivel de las pasadas cuatro jornadas. 

“Nosotros estamos en lo nuestro, en hacer la mayor cantidad de unidades. Honestamente es un partido que nos deja bastantes tristes, molestos, no hay nada qué rescatar.”

José Antonio García, presidente ejecutivo de la institución azulgrana, abandonó el estadio al finalizar el medio tiempo, al igual que Miguel Ángel Couchonnal hijo, directivo de los Potros.