CIUDAD DE MÉXICO, 12 de marzo.- María Espinoza reconoció antes de partir al Abierto de Holanda que perdió la batalla que emprendió en los últimos años contra la Federación Mexicana de Taekwondo (Femextkd), que dirige Juan Manuel López, negoció su regreso con la selección nacional y para ser aceptada aceptó dejar a Pedro Gato, su entrenador hasta el domingo pasado.

Ya era tiempo. Me sentía cansada de tanta presión”, dijo cabizbaja Espinoza en el aeropuerto de la Ciudad de México. “En los eventos tenía que cubrir todo lo administrativo porque no teníamos esa persona que ayudara, entonces fui clara con el profesor que no podía seguir así”, explicó la doble medallista olímpica, oro en Beijing 2008 y bronce en Londres 2012.

Espinoza decidió dejar al resto de la selección nacional, entonces dirigida por José Luis Onofre, a mediados de 2011, cuando consideró que el programa de entrenamiento que diseñaba Young In Bang no le permitía ganar. Respaldada por Bernardo de la Garza, entonces director de Conade, se fue a entrenar con Pedro Gato.

Pero López, presidente de la Femextkd, se dedicó a poner obstáculos en su camino a los Olímpicos de Londres. Respaldada por Conade, ella ganó el bronce en la capital británica, única presea del taekwondo en esa justa.

Siempre fue desgastante, yo ya no lo podía aguantar tanto tiempo hasta Río de Janeiro 2016, por eso decidí ya no seguir con la contraria y con todos los obstáculos que había”, se resignó Espinoza. “Pienso en seguir entrenando, ahora podré enfocarme en lo mío. Voy a tomar el papel de solamente atleta”.

Espinoza defendió siempre a su equipo, incluso en 2013 se negó a viajar al Abierto de Canadá porque la Femextkd no sacó la visa para Pedro Gato; pero en la negociación con la federación tuvo que canjear tranquilidad por principios. “Las cosas ya están hechas, no hay vuelta atrás, mi objetivo es claro, tener una medalla en Río”, dijo la sinaloense.

 

El coach pone el punto final

El entrenador cubano Pedro Gato, hasta el domingo responsable de la preparación de la doble medallista olímpica María Espinoza, afirmó que rechazó una propuesta de la sinaloense para asesorarla en su trabajo rumbo a los Juegos Olímpicos de 2016, pues la oferta consistía en auxiliarla en algunos momentos y no de tiempo completo como sucedió hasta hace unos días.

Lo hice por congruencia, yo nunca me he faltado al respeto y no permito que nadie lo haga”, afirmó el instructor cubano, quien entrenó a Espinoza desde abril de 2007. “Qué iba a suceder cuando yo le dijera que dos más dos son cuatro, qué pasaba si el otro entrenador le decía que eran 16; un atleta no puede servir a dos amos”, añadió.

Gato reiteró que la separación fue decisión de María Espinoza, quien desde el US Open en Las Vegas tuvo conversaciones con la Federación Mexicana de Taekwondo para integrarse al equipo de Young In Bang, fue por razones personales y no por aspectos tácticos, pues precisamente en Las Vegas Espinoza ganó la medalla de oro.

No sé qué acordaron porque yo siempre estuve al margen de esa negociación”, afirmó Gato, quien deseó éxito a Espinoza; pero aseguró que no la volverá a entrenar. “Los padres siempre debemos estar preparados para cuando se vayan los hijos, le deseo éxito a María, ella siempre tendrá mi apoyo moral; si regresa siempre la apoyaré moralmente, pero no la volveré a entrenar”, finalizó.