PARIS, 10 de marzo.- Pelé cree que Neymar está preparado para ser el líder de un equipo brasileño que borrará el sinsabor dejado por la última Copa Mundial jugada en Brasil.

Pelé tenía apenas nueve años cuando se produjo el Maracanazo, como se recuerda a la victoria 2-1 de Uruguay sobre Brasil en la final de 1950. Ocho años después, a los 17, fue figura de una selección verdeamarela que salió campeona y volvió a coronarse con Brasil en 1962 y 1970.

Todas las miradas apuntarán a Neymar cuando comience el Mundial en Brasil.

El astro del Barcelona viene de anotar tres goles en un choque de fogueo ante Sudáfrica.

"Neymar es un gran jugador", declaró el lunes Pelé, de 73 años, en una conferencia de prensa en la Municipalidad de París, donde se está exhibiendo la Copa Mundial. "Lo conozco bien, porque jugó en el Santos y mi hijo era el arquero allí, donde después fue técnico de las divisiones inferiores.

"Hay presiones. Lo que cuenta es que juega para Barcelona y al haber salido de Brasil ganó experiencia", indicó. La presión, por otro lado, "no será solo de Neymar, sino de todo el equipo", añadió.

Pelé cree que Brasil se beneficiará de la incursión de Neymar en el fútbol europeo.

Es más difícil jugar en Europa y ha ganado una valiosa experiencia. Los seis meses que lleva allí son una gran oportunidad para él", expresó.

Neymar lleva anotados 30 goles en 47 partidos con la selección y no hay dudas de que es la carta triunfal de los brasileños.

"Va a ser duro. Los brasileños todavía recordamos el Maracanazo", dijo Pelé.

Es la oportunidad de tomarnos revancha. Y espero que la final sea contra Francia. Quiero ganarle a Francia, que nos venció las tres últimas veces que nos enfrentamos en la Copa Mundial".

Pelé dice que pese a haber ganado tres copas mundiales y a haber anotado más de 1000 goles en su carrera, todavía se amarga pensando en el Maracanazo.

"Mi primer recuerdo de una Copa Mundial no es feliz. Me acuerdo de mi padre llorando", manifestó. "El objetivo es borrar ese mal recuerdo".

cmb