PRETORIA, Sudáfrica, 10 de marzo.- En el inicio de la segunda semana de juicio a Oscar Pistorius, el deportista tuvo que cubrirse la cabeza y pedir una cubeta para vomitar, en diversas ocasiones, al escuchar los pormenores de la autopsia de su novia, Reeva Steenkamp, de quien se le acusa haber asesinado de cuatro tiros el día de San Valentín en 2013.
 
El atleta afirma que la mató por error, creyendo que estaba disparando contra un ladrón que se había escondido en su cuarto de baño.
 
Pistorius no se pudo contener al oír los detalles gráficos en el testimonio de patólogo Gert Saaymanof, de las lesiones sufridas por la mujer. Esta escena no la pudieron ver los televidentes, quienes siguen paso a paso la transmisión en vivo del juicio al atleta, debido a que previamente el jefe de los fiscales en el juicio pidió a la juez Thokozile Masipa, prohibir la transmisión del testimonio de Saaymanof, quien realizó la autopsia de Reeva Steenkamp, petición a la que accedió la juez.  
 
El fiscal Gerrie Nel argumentó que el testimonio de Saayman es de una "naturaleza explícitamente gráfica"' y no debía transmitirse a todo el mundo. 

"No es una cuestión de libertad de prensa'', dijo Nel.

Antes, un guardia de seguridad del complejo donde Pistorius residía fue interrogado acerca de lo que recuerda de esa noche por la defensa del velocista.

La secuencia es importante para la defensa del atleta porque desea probar que Pistorius llamó primero a seguridad con lo que se sostendría que buscó ayuda lo antes posible.

El guardia Pieter Baba recordó su conversación con Pistorius en las primeras horas de la mañana del día de San Valentín del año pasado. Baba dijo el viernes que Pistorius le dijo por teléfono "todo está bien''. Momentos después el atleta volvió a llamarle sin hablar llorando y de pronto la llamada terminó.

Baba dijo que respondió a reportes de los vecinos quienes indicaron que se habían escuchado disparos en la casa de Pistorius después de las 3 am de la mañana del 14 de febrero de 2013. Condujo hasta la villa del atleta acompañado de otro guardia y llamó desde fuera de la casa.

La aseveración de que Baba llamó primero a Pistorius podría respaldar la posición de la defensa que considera el homicidio premeditado y que al menos al principio el atleta trató de esconder lo que había ocurrido.

El lunes sin embargo el abogado defensor Barry Roux dijo que registros de llamadas probaban que Pistorius llamó primero a seguridad pero no podía hablar porque "en efecto estaba llorando''.

"Yo fui quien llamó primero'', insistió Baba.

"Su llamada fue primero la de usted segunda", respondió Roux quien aseguró que tiene documentos entre ellos uno de la policía que respaldan sus dichos.

"Le muestro pruebas de que el señor Pistorius llamó primero',' dijo Roux en referencia a los registros de llamadas de esa noche. Roux indicó que el atleta hizo una llamada antes de que los guardias acudieran a su casa.

"Si el señor Pistorius me hubiera llamado primero habría sabido que algo malo había pasado en su casa'', replicó Baba quien mantuvo su versión.

Pistorius participó en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

 

pdg