SOPOT, Polonia. 7 de marzo.- El saltador de longitud mexicano Luis Rivera, único representante del país en el Mundial de atletismo en pista cubierta que comienza hoy, dijo que aspira a una nueva medalla, que se una al bronce del Mundial al aire libre del año pasado.

Ese tercer lugar de Moscú situó a Rivera en la élite de su disciplina y confirmó que era capaz de competir con los mejores, incluido el ruso Aleksandr Menkov, campeón mundial del año pasado y que parte como favorito para lograr el oro en Polonia.

Hemos demostrado con base a los resultados que podemos ser contendientes a medalla en cualquier evento”, afirmó el saltador sonorense, sin ocultar su ambición y su ilusión por seguir haciendo historia. “El podio siempre será nuestro objetivo”, añadió.

Rivera llegó al Mundial de Moscú 2013 avalado por la mejor marca de la temporada, lo que le hacía entrar en todos los pronósticos, mientras que ahora tiene la decimotercera mejor de la campaña bajo techo (7.88 metros, conseguida en Birmingham el 15 de febrero), lo que le deja en un aparente segundo plano, pero siempre al acecho para dar el gran salto.

Además de Menkov, Rivera ve entre sus principales rivales por el podio al zimbabuense Ngonidzashe Makusha, al sueco Michel Torneus, al griego Louis Tsatoumas, al chino Jinzhe Li y al estadunidense Tyron Stewart.

El bronce mundial admite que el rendimiento en pista cubierta es menor que al aire libre, principalmente por el menor tiempo de preparación.

Esto es debido a la etapa de  preparación del entrenamiento, en marzo tenemos cinco meses entrenando, cuando en junio ya tenemos ocho o nueve meses de preparación. Me siento cómodo en ambas temporadas, pero sí, la etapa de entrenamiento es distinta”, explicó el saltador.

Su vida cambió en 2013 con ese bronce, que cree que le ha abierto nuevas puertas en forma de apoyos por parte de los organismos deportivos del país y de “popularidad con los medios y la sociedad”.

En pista cubierta su plusmarca personal son los 7.99 metros de 2010 en Seattle. No ha conseguido llegar a los ocho metros, una distancia que sí ha superado ampliamente al aire libre, ya que llegó a alcanzar los 8.46 metros en la Universiada del pasado año en Kazán (Rusia), un mes antes del Mundial.

México, un país tradicionalmente fuerte en atletismo en pruebas de carretera, marcha y maratón, dirige ahora su mirada a este joven contracorriente, que ha permitido al país abrir nuevos horizontes. En el Mundial indoor de Sopot será la única presencia del país.

Para mí siempre será un orgullo representar a mi país. Espero que mi actuación motive e inspire a los jóvenes deportistas”, deseó.

Rivera comenzará a competir hoy, con las clasificaciones. Si accede a la final, buscará la medalla mañana, un día después a diferencia del Mundial de Moscú en el que tuvo un día de descanso entre la semifinal y la final del evento.