CIUDAD DE MÉXICO, 6 de marzo.- Hace 12 años Jari-Matti Latvala debutó en el Campeonato Mundial de Rallies (WRC) como una de las grandes promesas del rallismo, sin embargo nunca ha podido ser un piloto consistente, aunque parece que este 2014 puede soñar con la corona.

Tras dos buenas actuaciones en las primeras carreras del año, quinto en Montecarlo y ganador en Suecia, el finlandés del equipo Volkswagen llega a las pistas de tierra de Guanajuato como líder del mundial.

“Estoy viviendo el mejor inicio de mi carrera en el WRC, porque nunca había sido líder del mundial, así que el sentimiento es excelente al llegar a México, pero también será más difícil, porque me tocará abrir la ruta en el rally y eso siempre es duro en terrenos como éste.

Son sentimientos encontrados, porque sabes que eres el líder, pero tienes que limpiar los caminos, así que es algo bueno. Va a ser una carrera muy dura.”

El Rally México representa una prueba complicada para los autos y los pilotos, pues vienen del frío de Europa y se enfrentan a las temperaturas más cálidas de nuestro país, que se pronostican rondarán los 30 grados centígrados.

“El rally tiene cuatro aspectos muy difíciles. El primero son los tramos cronometrados más largos del campeonato, que ronda los 50 kilómetros. Segundo: corremos a una gran altitud, con lo que perdemos aproximadamente 25% de la potencia del motor.

En tercer lugar: Como voy a abrir los caminos, estará muy resbaloso y es más difícil pilotear. Finalmente el calor, eso siempre te va a mermar físicamente, así que te tienes que preparar muy bien para llegar aquí.”

Latvala sabe que no sólo la preparación física le dará la oportunidad de pelear por el campeonato con su coequipero Sébastien Ogier, es por ello que este año hizo un par de ajustes en su preparación.

“Mi sueño es ganar el título del WRC, es por ello que estoy aquí y por lo que trabajo todos los días, pero no es sencillo. Tienes que ser muy consistente, los rallies son duros y largos, y si no tienes la regularidad necesaria no puedes pelear.

“Para este año estoy cambiando dos cosas, la primera es ser más tranquilo, comprender cuáles son los rallies que no se me dan y ser más cauto en ellos; Montecarlo es un claro ejemplo, nunca me he acomodado ahí, así que hice las cosas con calma y acabé quinto.

En Suecia gané, es un rally que disfruto mucho. México se me ha complicado varias veces, tengo la velocidad pero he tenido accidentes y problemas, así que tengo que decidir mejor en qué momento acelerar y en cuál ser más cuidadoso, porque en el pasado iba a fondo en cada carrera y a veces me salía muy bien, pero en muchas otras no.”

También se prepara con un entrenador mental, que le está ayudando a enfocarse mejor en cada competencia.

Además, sabe que está a bordo de la mejor máquina del Mundial de Rallies: el Polo R.

Nuestro auto es muy fuerte, y no hay ninguna duda de ello, así que las diferencias se marcan conduciendo, como lo haces en la carrera.”

El piloto finlandés busca revivir las glorias de su compatriota Marcus Grönholm, último campeón de su país, que se alzó con el cetro en 2002.