CIUDAD DE MÉXICO, 4 de marzo.- En el equipo Querétaro existe incertidumbre ante el anuncio de embargo de la empresa Oceanografía, S.A., de la cual su dueño, Amado Yáñez, es el máximo accionista.

Adolfo Ríos, presidente de la organización, detalló que no ha platicado recientemente con Yáñez y dijo desconocer qué afectaciones podría tener el club ante la investigación que realiza la Procuraduría General de la República (PGR) en la empresa, aunque también aclaró que se ha enfocado en que los Gallos Blancos recuperen el buen nivel que demostraron al inicio del torneo.

“Lo nuestro está enfocado en la cuestión deportiva y los muchachos deben de estar trabajando en lo que les corresponde a ellos, en trabajar en lo que hacen dentro de la cancha. Lógicamente la situación deportiva necesita funcionar, por eso estamos acá”, comentó el directivo en entrevista telefónica.

En el caso de los jugadores, aseguró Ríos, no deben dejarse absorber por los temas extra-cancha y se tienen que “dedicar a lo que les respecta, que es jugar, y lo están haciendo” . Consideró que es “una cuestión de profesionalismo”.

En una charla con la cadena ESPN, Jorge Campos,  uno de los asesores del club junto a Claudio Suárez y Guillermo Cantú, explicó que no podía hablar demasiado de los problemas en los que se ha relacionado a Yáñez, porque “es un tema muy delicado”. Él tampoco ha tenido la oportunidad de charlar con el empresario petrolero.

“Todos estamos esperando a ver qué ocurre, no sabemos qué va a pasar, si vayamos a seguir; no sabemos nada. Con Querétaro no sé cómo vayamos a quedar, si el equipo va a quedar fuera; no sabemos nada”, comentó.

El propio Yáñez admitió en días pasados que tiene ofertas sobre la mesa por el club, aunque prometió que no cedería ante el interés. “Gallos no está en venta”, se lee en su perfil de Twitter.

“No hay emergencia”

Aunque el técnico Ignacio Ambriz había adelantado hace un par de semanas que los integrantes del plantel recibirían los pagos retrasados, correspondientes a su salario de enero y la primera quincena de febrero, la problemática permanece.

“Tenemos ese adeudo, estamos en la labor de encontrar una solución, aunque no es una situación de emergencia porque finalmente no es una situación exclusiva: en otros clubes existen dos o tres meses de adeudos, pero sí sabemos que tenemos que solucionarlo lo más pronto posible”, reconoció Ríos.