CIUDAD DE MÉXICO, 3 de marzo.- Pumas de la UNAM ha hecho que el estadio Olímpico Universitario vuelva a pesar como en otras temporadas, por eso ahora los equipos ya no vienen tan alegres al ataque, ahora se encierran y eso nos complica, aseguró el portero Alejandro Palacios.

"Creo que ahora los equipos que visitan CU son mucho más cautelosos que antes, saben que Ciudad Universitaria se está convirtiendo en una plaza complicada nuevamente y ya no vienen tan alegres al ataque.

"Ahora se nos están encerrando y esas situaciones nos complican un poco el accionar del equipo, tenemos que trabajar más el partido; un equipo como Pachuca, que tiene buen trato de balón, obviamente te complica más el partido", analizó.

En rueda de prensa en la cancha dos de CU, Palacios dijo que ahora los equipos ya ven a Pumas de manera diferente, pues las cosas se le están dando desde hace cinco fechas, de ahí que ahora los equipos le jueguen de manera cerrada.

"Creo que sí, las cosas se nos están dando bien este torneo y, obviamente, están viniendo los equipos de manera diferente a CU, primero fue Atlas y luego Pachuca, creo que ya nos están viendo de manera diferente", enfatizó.

Por otra parte, dijo que a pesar de que utilizan las altas temperaturas del mediodía y la contaminación de la capital del país a su favor, debe buscarse la posibilidad de cambiar el horario de juego por el bien de los jugadores.

"Siempre es complicado (jugar) cuando cae el sol a plomo, pero a diario entrenamos en este horario, ya estamos acostumbrados, es un arma que debemos utilizar más a nuestro favor que en contra.

"Creo que dentro de todo estamos preparados físicamente, tenemos que dar nuestro mayor esfuerzo cada partido, tratar de mantener un ritmo físico los 90 minutos", expuso.

Sin embargo, consideró que sería interesante para Pumas poder cambiar el horario, a pesar de que desde hace años ha intentado hacerlo sin éxito, por convenir así a las televisoras.

Entonces, propuso una reunión de médicos para que analicen los trastornos que puede traer el jugar bajo el calor sofocante del mediodía y en la contaminación de la Ciudad de México.

"Quizás sí podría cambiarse, sería un aspecto de salud que tendrían que valorar los médicos. Que hagan una reunión en la Federación Mexicana de Futbol y expongan una situación medico-científica que muestre que las condiciones no son las mismas de hace 20 años a ahora. Si vamos a hacer algo que sea profesional y bien hecho", demandó.

cmb