ACAPULCO, 3 de marzo.- El flamante campeón del Abierto Mexicano de Tenis, el búlgaro Grigor Dimitrov, demostró en los últimos tres días del torneo cumplir con los requisitos de una figura que está proyectada para ubicarse en un futuro cercano en la élite del tenis mundial.

Dimitrov logró su primer título de un ATP 500 tras derrotar en un partido de gran intensidad al sudafricano Kevin Anderson en casi tres horas de fuertes emociones, de altas y bajas en un partido que se colocó de manera inmediata entre los mejores en los 21 años de historia del torneo.

El búlgaro llegó a dicho encuentro luego de otras dos batallas que le costaron sangre y sudor. La primera  en contra del letón Ermests Gulbis al que superó por 4-6, 7-6 (2) y 7-5 en dos horas y 39 minutos, y posteriormente superó al escocés Andy Murray por 4-6, 7-6 (5) y 7-6 (3), en 2:55 horas.

Dimitrov habló en exclusiva con Excélsior sobre lo que le dejó Acapulco.

“Cuando eres campeón te sientes fresco. Primeramente fue una gran semana y me siento más que feliz que todo me haya salido de esta forma. Nunca pensé que podía venir de atrás luego de un partido tan complicado, fue una gran batalla y me siento muy bien luego de este partido y lo más importante es que di lo mejor de mí dentro de la cancha y desde luego que tuve un poco de suerte en la final, pero de verdad tuve que trabajar muy duro”, dijo Dimitrov.

Al preguntarle si hubo algún momento en el que sintió que podía perder el partido, el búlgaro expuso: “Realmente nunca pensé que podía perder, porque los partidos se ganan hasta el último punto. Tienes que sacar los puntos malos de tu cabeza, creo que definitivamente tienes que seguir firme con las idea de jugar y de ganar y todo lo demás tiene que llegar, y lo más importante en estos duelos era seguir peleando”.

También dijo que el sábado no tuvo  ningún quiebre en contra en el tercer set “y pude regresar para ganar”. Y agregó: “En la cancha nunca sabes lo que viene al momento y tienes que tomar todo lo que esté a tu alcance”.

Respecto de su primera visita a Acapulco, Dimitrov señaló que quedó impresionado.

“Me llevo muchas cosas positivas y este se ha convertido ya en uno de mis lugares favoritos. Es mi primera vez en México y esta semana ha significado mucho para mí. Hubo grandes actividades aquí, el lugar está muy cerca de la playa y todo está muy bien organizado. Los patrocinadores, los directores, todos los que trabajan para el torneo hacen un maravilloso trabajo, considerando todo lo que pasa alrededor, y me siento realmente feliz”, aseveró.

El actual número 22 del ranking de la ATP, pasará hoy de nuevo al Top 20. Al respecto se le preguntó si siente que ocupar de nueva cuenta un puesto en el Top 10 está cerca.

“Me gusta ir paso a paso, al parecer voy a estar en el lugar 16 (del ranking) y es mi mejor posición hasta ahora, pero todavía falta. Lo que hice hoy (el sábado) fue un gran paso para mí, todavía tengo mucho trabajo por hacer, pero me siento positivo.”

Cibulkova, en plan grande

Dominika Cibulkova, la nueva campeona del Abierto Mexicano de Tenis, derrotó en la final a la estadunidense Christina McHale. La eslovaca también tuvo palabras con respecto a esta primera edición del torneo sobre cancha dura.

“Es un gran torneo y me enamoré de él. El hotel, las canchas, todo... estoy feliz porque lo hicieron de cancha dura y ojalá lo dejen así para poder regresar”, aseveró.

Cibulkova vive el que quizá sea el mejor momento de su carrera.

“En Australia jugué mi primera final de un Grand Slam, y ahora gano el torneo en México que es un gran certamen, tuve partidos muy difíciles, fue una gran experiencia”, finalizó.