QUERÉTARO, 28 de febrero.- El técnico de los Gallos Blancos de Querétaro, Ignacio Ambriz, prefirió no dar a conocer su opinión sobre los problemas legales que atraviesa el dueño del club, Amado Yáñez, señalado por presunto fraude.

"Las cosas extra futbol ni me interesan ni me toca, porque yo no soy quien está metido en ese problema", aseguró Ambriz en una rueda de prensa al sostener que él solo habla del equipo y de los asuntos de la cancha.

La Procuraduría General de la República decretó este día la intervención de la empresa de Yáñez y la colocó bajo la administración del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE).

Ante el dificil panorama que tiene el club, el estratega decidió hablar únicamente del desempeño del equipo en la cancha y dijo que el camino pasó de rosa a oscuro por los errores que les costaron tres derrotas en fila, uno en la Copa y dos en el Torneo Clausura 2014.

"Cuando empezamos todo era color rosa y ahora se ha vuelto un poco oscuro", apuntó.

Ambriz comentó que el inicio "rosa" del torneo, con dos buenos resultados, contrasta con el panorama "oscuro" que ahora se vive tras estas derrotas, después de considerar que su equipo no fue menos que sus rivales en estos compromisos.

El técnico mexicano consideró que el impago a los jugadores, a quienes se les adeuda un mes de salario, no debe ser considerado como el motivo de la baja de rendimiento en el nivel de juego de sus jugadores.

"Sería un pretexto fácil; a mí no me gustan los pretextos, es extra cancha, entiendo que el jugador no cobra, pero en la competencia, la parte futbolística no estamos bien", declaró el entrenador.

fdr