CIUDAD DE MÉXICO, 25 de febrero.-Guiados por la Asociación Única de Futbolistas de Venezuela, los jugadores de la liga de ese país trataron de cancelar la jornada del fin de semana pasado. Sin embargo, ante las presiones del gobierno, la Federación Venezolana de Futbol (FVF) hizo que los clubes jugaran con los chicos que militan en las categorías Sub 20 y así evitar la pausa del torneo.

“No se trata de política, es por la seguridad de nuestras familias y porque queremos que los niños y la gente pueda disfrutarlo”, fue el ruego que el venezolano Giancarlo Maldonado, exjugador del Atlante, hizo por Twitter el 21 de febrero.

Apartados de las discusiones en el parlamento y los grupos que protagonizan la actual crisis de Venezuela que se detonó el pasado 12 de febrero con manifestaciones multitudinarias en las calles de aquel país, sus futbolistas apelan al sentido común para evitar mayores choques entre opositores. La respuesta del gobierno fue que, sin importar la situación, el balón no debe parar de rodar en el país de la Vinotinto.

“No entienden que no es momento por la triste situación que nuestro país atraviesa. Vamos, un poquito de coherencia y respeto señores! Todos somos VE!”, fue la exigencia que Maldonado también hizo por la red social del pajarito azul.

Cuando la familia está lejos

La crisis de Venezuela ha golpeado duro. No importa el nivel social al que se pertenezca, nadie se encuentra aislado de la turbulencia que atraviesa la nación. Los grupos opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro enfrentan decididamente a la fuerza pública y desde hace días ya se lamentan muertes, según información de diversos medios.

“Hablo cada cuatro o cinco veces por día con mi familia. Cada vez que me comunico con ellos me dicen que hay un muerto en alguna zona cercana, me dicen que están atacando en tal poblado, pero el problema es general en todo el país. relata Jesús Gómez, quien actualmente milita en los Delfines de Ciudad del Carmen de la Liga de Ascenso. “Desde hace mucho tiempo se ha vivido temor en Venezuela. Es difícil salir a protestar porque hay grupos oficialistas que están armados y en cada marcha de la oposición sale algún muerto. Los oficialistas están monitoreando, pero el cansancio y el hartazgo hizo superar el miedo y salimos a las calles”, refiere.

“Los que no tienen o tienen mucho dinero están en la misma situación, todos pasamos por la misma carencia, sea futbolista, sea artista; cualquier posición que tengas, todos tienen las mismas dificultades para conseguir lo que se quiere en los mercados y ésta es la lucha de todos. En las marchas se encuentra gente de escasos recursos y gente muy pudiente, mucha gente se ha venido a abajo y por eso la lucha”, señala Gómez.

Twitter y Facebook, ventanas

Así como Giancarlo Maldonado, los ciudadanos de Venezuela han convertido a las redes sociales en su medio de comunicación. La mordaza que ha impuesto el gobierno a cualquier fuente de información escrita, televisiva y radiofónica consiguió que sus habitantes opten por denunciar e informarse a través de Twitter y Facebook.

“La mayoría de medios de Venezuela no transmiten lo que está pasando. La única fuente de información en Venezuela es el Twitter o el Facebook, porque los medios tienen prohibido pasar la información tal y como es. Además, los canales del gobierno transmiten la información de la manera que ellos lo ven. Son los únicos que tienen derecho a informar. Hace poco, un canal, el 24, pasó las noticias como son y están apunto de cerrar, además de que van a expulsar a CNN.

“El gobierno se dio cuenta de que las fuentes de información son el Facebook o el Twitter, y creo que la banda ancha de la empresa más grande en comunicación la cortaron, esto hace lento el internet y dificulta subir videos o información. No quieren que la gente sepa lo que pasa”, narra el futbolista de Delfines.

Salir de Venezuela, una misión casi imposible

Las opciones para abandonar Venezuela se redujeron. Aerolíneas han optado por abandonar el país sudamericano y la escasez de alimentos y artículos básicos para la vida diaria se suma a los problemas. En suma, es casi imposible comprar un boleto de avión para salir del país.

“No hay clases en las escuelas y dentro de la escasez que hay no tenemos acceso a los pasajes. Antes de esto traté de planificar un viaje para mi familia a México y tenemos problemas para conseguir los pasajes. Muchas aerolíneas han retirado su servicio de Venezuela por deudas y hasta para eso hay problemas”, agrega el único futbolista venezolano que juega en el futbol mexicano.

Dos puntos de vista

El futbol se ha convertido en un elemento más del escenario de crisis. La mayoría de los jugadores titulares se rehusaron a jugar el fin de semana pasado,  pero el gobierno presionó para que se jugara con las reservas.

“Hoy lamentablemente no se PUEDE! No es señalar a nadie es lógica y entendimiento!”, opinó Giancarlo Maldonado, otra vez por medio de Twitter.

“En mi país hay dos puntos de vista. La solución para los oficialistas es que ya no protestemos, que no salgamos a las calles, y la solución para los opositores es que renuncie Nicolás Maduro. En este momento no hay un punto medio, no se sabe qué va a pasar. Mientras tanto, mis compatriotas están en las calles y el gobierno nos trata de controlar aunque sea a la fuerza”, complementa Jesús Gómez.