ATENAS, 25 de febrero.- Al Manchester United, dirigido por David Moyes, no le queda más que la Liga de Campeones para salvar una campaña mediocre, y para empezar deberá superar hoy en Atenas al Olympiacos en la ida de los octavos de final del torneo continental.

Los Diablos Rojos apenas son sextos en el campeonato inglés a 15 puntos del líder Chelsea y a 11 de los puestos de Champions precisamente cuando sólo restan 11 jornadas por disputar.

La esperanza del United es que está invicto en la competición continental esta temporada y que en la Premier League lleva tres partidos sin perder (un logro para un equipo que sólo ha ganado cuatro de 11 juegos en 2014).

Sin embargo, al Olympiacos, el Man-U le ha ganado en sus cuatro duelos anteriores (fue en la fase de grupos de las temporadas 2001/02 y 2002/03).

La participación del United en las dos últimas temporadas se saldó con una eliminación en la fase de grupos y otra en octavos ante el Real Madrid en 2013.

Ni siquiera parece que los jugadores crean que pueden hacer algo grande, ni mucho menos se cree en el club, cuya mayor inversión en el mercado invernal fue el fichaje del español Juan Mata... que no puede jugar en Champions al haberlo hecho ya con el Chelsea esta temporada.

Moyes, no obstante, ha recuperado a su pareja de atacantes estrella: el holandés Robin van Persie y Wayne Rooney, lesionados durante una buena parte de la temporada. También hizo el viaje a Grecia el mexicano Javier Hernández, quien podría ver acción entrando de cambio.

No puede decir lo mismo su homólogo español del Olympiacos, el español Miguel González Michel, que perdió al delantero Konstantinos Mitroglou en el mercado invernal (fue traspasado al Fulham inglés) y tampoco podrá contar con el argentino Javier Saviola, que se lesionó el pasado sábado.