CIUDAD DE MÉXICO, 22 de febrero.- El escocés Andy Murray arribó a tierras guerrerenses el jueves por la noche, y ayer al mediodía se trasladó al complejo Mextenis para iniciar con sus entrenamientos de cara al inicio del Abierto Mexicano de Tenis, que arranca el próximo lunes 24 de febrero en su edición número 21.

El campeón de Wimbledon en 2013 entrenó cerca de una hora en el estadio principal que tiene ya la nueva superficie dura, que por primera vez lucirá en Acapulco en sustitución de la arcilla.

Alrededor del mediodía el británico y siete del mundo llegó a las instalaciones, y se puso a trabajar de inmediato al lado de su entrenador Jez Green, mientras que del otro lado de la cancha estaba el venezolano Daniel Vallverdu, quien entrena al lado de Murray desde 2010.

El campeón olímpico en Londres 2012 llegó desde Miami, ciudad en la que realizó su trabajo de adaptación al clima caluroso y húmedo que caracteriza a Acapulco.

Incluso al final de la práctica de menos de una hora, el escocés aseguró que el tipo de superficie es similar justamente a la que está en Miami, donde se jugará el Masters 1000 a partir del 19 de marzo.

Entre Acapulco y Miami está también el primer Masters 1000 de la temporada, Indian Wells.

Posterior al entrenamiento de Murray, arribó a trabajar el búlgaro Grigor Dimitrov, otro de los primeros sembrados en el Abierto, quien tuvo una pequeña conversación con Andy antes de que el británico se retirara.

Más bajas

Tras el anuncio de las ausencias del serbio Janko Tipsarevic y el francés Benoit Paire, ayer se dieron de baja del Abierto Mexicano el japonés Kei Nishikori y el italiano Fabio Fognini.

Nishikori, quien es entrenado por el estadunidense Michael Chang, se retiró el pasado jueves del torneo de Delray Beach en Las Vegas, al sentir una molestia en la cadera en su partido ante el ruso Teymuraz Gabashvili, y prefirió tomar la semana de descanso y prepararse para Indian Wells.

Las bajas colocan al búlgaro Dimitrov como el cuarto en la siembra, por detrás de David Ferrer, Murray y John Isner.