CIUDAD DE MÉXICO, 21 de febrero.- Además del cambio de superficie de arcilla a cancha dura, la XXI edición del Abierto Mexicano de tenis contará con otra novedad para jugadores, aficionados y medios de comunicación.

Uno de los adelantos tecnológicos más significativos en el mundo del deporte, fue la entrada del llamado Ojo de Halcón, cuyo funcionamiento es determinar si una pelota cayó dentro o fuera de la cancha.

El proceso de instalación del Ojo de Halcón inicia hoy en el estadio principal del complejo Mextenis, con la colocación de 10 cámaras.

“Ya llegaron las cajas, ya llegó la instrumentación y se comienza a colocar mañana viernes (hoy) y el domingo se harán las pruebas necesarias para que todo quede listo para el lunes”, indicó a Excélsior el director del Abierto Mexicano, Raúl Zurutuza.

“La colocación va a ser de tres cámaras en la tribuna sur, tres en la norte, dos en la oriente y dos más en la grada poniente”. añadió Zurutuza.

El sistema no será utilizado en el torneo de calificación, sino hasta el inicio del torneo.

El motivo de que el sistema se coloque solamente en el estadio principal tuvo un doble motivo, que el resto de las cinco canchas no tienen las tribunas necesarias para instalar las cámaras, y por el presupuesto, ya que Zurutuza agregó que es una buena cantidad de dinero, aunque por un contrato de confidencialidad, no pudo revelar los montos.

Según Bob Kramer, ex director de un torneo en Los Ángeles, el costo del programa que entró al tenis mundial en 2005, tiene un precio entre las 60 mil y las 70 mil libras esterlinas por cancha, es decir, más de un millón y medio de pesos.

A diferencia de la semana previa al inicio del torneo durante cada año, la sensación de Mextenis es distinta, debido al cambio de superficie y eso va desde la entrada a las canchas, ya que de ver el fondo rojizo de la arcilla, ahora el panorama es totalmente azul.

“La verdad es que extraño un poco la arcilla, siempre ha sido una superficie que durante tantos años nos dio muchas satisfacciones, entonces los ciclos cuando empiezan siempre cuestan trabajo y siempre hay una incertidumbre, pero los cambios son buenos y ojalá los jugadores y la afición estén contentos”, expresó.

“Además hemos notado sustancialmente más jugadores que llegan con más tiempo a practicar. Vamos a extrañar a los argentinos que siempre han sido una parte importante del torneo”, añadió.

La veterana Date, en Acapulco

Para esta edición, el Abierto Mexicano contará entre sus novedades a la jugadora de mayor edad en el circuito de la WTA, la japonesa Kimiko Date-Krum, quien a sus 43 años sigue siendo competitiva y sigue dentro de las 100 primeras del mundo (97).

“Entre los jugadores que ya están por acá, está Kimiko Date, que fue una agradable sorpresa que pudiera venir a jugar con nosotros por primera vez. Nos avisó hace poco y nos dio mucho gusto recibirla porque es una chava que tiene muchos méritos el poder seguir en la WTA y sacar buenos resultados”, expresó Zurutuza.

“Hay otros jugadores como Gilles Simon y hay muchísimos jugadores que van a jugar en la calificación y te voy a ser muy sincero, a muchos jugadores no los conozco, como viene mucha gente que antes no venía, son rostros nuevos para nosotros.

“Los que sí conozco y ya pude ver por acá son a los jugadores mexicano. Ya vi al Tiburón Ramírez, a Luis Patiño, a Tigre Hank. Y como te decía, hay varios muchachos extranjeros que son caras nuevas y no ubicamos, pero ya hay un movimiento interesante en el hotel  sede del torneo antes de que inicie la qualy”, concluyó Zurutuza.