CIUDAD DE MÉXICO, 21 de febrero.- Desde el interior de Venezuela, el entrenador Luis Moreno busca el modo de mantener a punto a sus nadadores sin exponerlos a la violencia que los rodea, con la idea de participar en eventos internacionales.

 A la distancia, el jardinero de los Diamondbacks de Arizona Gerardo Parra, quien se alista para la temporada de Grandes Ligas, lamenta que sea el pueblo venezolano el más afectado, sin tener una posición definida en cuestión política. Mientras el tenista David Souto dice abiertamente ¡ya basta! y demanda un cambio de gobierno en su país lo más pronto posible.

 

Preocupa condición del pueblo

Sin una postura política pero sí con el deseo de la que la paz vuelva a Venezuela, se manifestó el beisbolista Gerardo Parra.

El jardinero de los Diamonbacks de Arizona señaló que aunque su familia está lejos de la zona de conflicto en Santa Bárbara, Zulia, se mantiene al tanto de la situación que vive el resto de sus paisanos, de manera especial sus amigos de Caracas, donde juega beisbol invernal y donde en 2013 vio acción 26 de juegos.

“Estamos muy preocupados por la situación que se vive en el país, de todos nuestros hermanos venezolanos, la verdad es que lo que queremos es que las cosas estén bien.

“No estamos a favor de un lado o de otro, sólo queremos que la paz pueda llegar para todo el pueblo venezolano. Estamos muy pendientes de lo que pueda pasar con la gente de todo el país, tu sabes que en Caracas tengo amigos de ya años, aparentemente ahora están bien, sólo un poco asustados, esperemos no pase más”, dijo vía telefónica desde Scottsdale, Arizona, donde lleva a cabo sus entrenamientos previos al arranque de la temporada 2014.

Parra, de 26 años, tiene alrededor de ocho viviendo en Estados Unidos por su carrera profesional y afirma no sentirse identificado con ninguno de los grupos en conflicto.

“Supongo que cada uno tiene sus razones, yo no puedo decir si son buenas o son malas, lo que sí es malo es que el pueblo no esté tranquilo, esperemos que esta situación termine muy pronto”.

Debutó en Grandes Ligas en 2009 con Arizona, cinco años después de ser seleccionado por esta misma organización en el draft de amateurs.

Parra se apoderó del jardín izquierdo desde su primer año en el equipo grande y ha jugado al menos 120 partidos en sus cinco años en la gran carpa.

 

“Me gustaría que haya un cambio, ¡ya basta!”

El tenista David Souto pide un alto a la situación política, económica y social que se vive en su país, y abogó por un cambio de gobierno debido a las carencias y la peligrosidad que representa vivir en Venezuela.

“Uno siempre quiere lo mejor, sería una mentira decir que el país está bien, que no hay escasez, que no hay inflación...”, comentó Souto, quien el miércoles quedó eliminado en el torneo Challenger de Morelos.

“Uno va al mercado y te dicen que sólo puedes agarrar un aceite por persona... para la familia de uno es súper complicado, entonces en mi posición no tengo miedo a decir que personalmente me gustaría que haya un cambio en Venezuela, porque ¡ya basta! Es uno de los países más peligrosos del mundo, hay mucha inflación, no se puede viajar, no se puede tener dólares, no puedes tener nada propio, entonces... no sé qué más decir.”

Souto, 225 del ranking de la ATP, cuenta con patrocinadores extranjeros, ya que con el apoyo local sería imposible desarrollarse como tenista.

“Tengo patrocinadores extranjeros y sin ese apoyo no podría. Muchos jugadores de Venezuela y a muchos deportistas los apoya el estado y no es un patrocinio, sino que en algunos momentos te dan divisas al precio oficial y eso te ayuda un poco, pero no es un apoyo constante.

La información sobre lo que sucede en las calles de Venezuela es mayor para los que ven o leen las noticias en otra parte del mundo, debido a las limitaciones que tienen los medios de comunicación local por parte del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Allá se sabe casi lo mismo que aquí, lamentablemente en el país no hay mucha información... lo que se ve por Twitter, por CNN o internet, la situación está complicada y la verdad es que me gustaría estar allá por todos los amigos, la familia que están pasando momentos muy difíciles.

“Obviamente mis papás están contentos de que yo no viva todo lo que está pasando ahora porque cada vez hay más muertos, cada vez hay cosas más feas y la familia lo quiere mantener a uno alejado, pero sí me gustaría estar allá”, concluyó.

 

Mueven su sede para entrenar

La vida del deporte venezolano está llena de incertidumbre por la crisis política que afecta a este país. Sin posibilidad de garantizar la fiabilidad de la información recibida, entrenadores y atletas buscan en las redes sociales o los canales internacionales alguna respuesta a lo que sucede afuera de sus casas, al tiempo que piensan en la mejor manera de mantenerse en forma para ir a representar a su país en los eventos internacionales.

“No te escuchaba la pregunta porque está la guardia y los manifestantes aquí cerca de mi casa, se escuchan explosiones. Creo que pasa en toda Venezuela”, relata Luis Moreno, uno de los entrenadores de la selección nacional de natación en ese país.

Moreno es parte de un grupo de entrenadores que prepara a la selección para los Juegos Sudamericanos, que se realizarán a partir del 7 de marzo en Santiago de Chile. Entre sus principales estrellas están Albert Subirats, medallista en Mundiales y Juegos Panamericanos, y Andreina Pinto, quien cuenta con podios en Centroamericanos y Sudamericanos.

El primer problema que han tenido que resolver en las últimas semanas es dónde practicar.

“Han sido días muy difíciles, nos ha afectado un poco los entrenamientos. Estamos ya buscando la solución, buscamos piscinas cercanas a donde viven los muchachos para que no tengan que desplazarse, y desde luego rezar que ya acabe”, dice Moreno vía telefónica.

El entrenador habla con dudas sobre lo que pasa en su país, dice que no es falta de compromiso; sino la imposibilidad de tener claridad del escenario en que vive. “No me gustaría dar una opinión porque no tenemos la información veraz, no nos llega sino con Facebook y Twitter. Es difícil saber lo que está pasando”, justifica.

“Los canales de nosotros no transmiten mucho, yo veo CNN por cable. Por ahí podemos ver qué es lo que pasa con Leopoldo López, que es el líder de la oposición, podemos ver la posición del gobierno; pero no sabemos con precisión lo que pasa en las calles”, insiste.

Por la televisión ha visto que las protestas crecen, por las redes sociales la solidaridad de muchos deportistas venezolanos que desde el extranjero escriben preocupados.

“Yo vivo en Valencia, a dos horas de Caracas. Aquí muchas calles están ardiendo, hay mucho fuego, humo, militares por todos lados, no se sabe; hay confusión en general”, describe.

La integridad no parece estar en riesgo, afirma, aunque sí hay dudas de si podrán asistir a los próximos eventos y tiene esperanza de que acabe la crisis.