CIUDAD DE MÉXICO, 20 de febrero.- El piloto mexicano Esteban Gutiérrez debutó en Manama, Bahréin, durante la jornada de entrenamientos de Fórmula Uno que fue productiva a pesar de sufrir un desperfecto que sin embargo le permitió avanzar con el Sauber C33-Ferrari en pruebas de aerodinámica, para alcanzar el noveno tiempo.

Gutiérrez dio en total 55 vueltas en esta segunda fase de ensayos, ya que el miércoles el monoplaza fue conducido por su compañero, el alemán Adrián Sutil.

“La mañana fue muy productiva. Nos las arreglamos para hacer muchas vueltas y entender varias cosas que necesitamos realizar. Hay mucho de trabajo por hacer para entender todo correctamente, especialmente el motor y la parte electrónica”, dijo.

El joven piloto recordó que en los primeras pruebas en España donde la temperatura era fría los equipos se dedicaron a comprobar las buenas condiciones de los autos, que prácticamente están diseñados desde cero por las nuevas reglamentaciones de la FIA y ahora bajo clima caluroso se presta para analizar datos en situaciones más parecidas a las de alta competencia.

“En Jerez fue importante que todo estuviera funcionando. Aquí en Bahréin es el momento de poner todo junto y asegurarse de que todos los componentes están en sintonía, para que podamos empezar a trabajar en el potencial del auto”, abundó Esteban.

El viernes será el segundo turno del mexicano con el monoplaza y el sentimiento en Sauber en general es positivo, el coche ha sido confiable pero todavía tienen que trabajar en cuestión de la velocidad pues no están al parejo del resto de otros competidores y el puntero de hoy, el danés Kevin Magnussen, le sacó casi seis segundos a la vuelta más rápida.

cmb