CIUDAD DE MÉXICO, 18 de febrero.- Yovani  Gallardo quiere dejar en el olvido el peor año de su carrera en Ligas Mayores y empezar con el pie derecho desde los entrenamientos de primavera.

En entrevista con el diario Journal Sentinel, de Milwaukee, el lanzador mexicano señaló varios de los factores que contribuyeron para no tener una temporada  favorable con los Cerveceros en 2013.

“Para ser honesto, yo no estaba nada contento”, dijo Gallardo. “Yo creo que es obviamente el peor año que he tenido desde que llegué a las Grandes Ligas. Mi primer objetivo es hacer cada año las cosas mejor y el año pasado, fui en la dirección opuesta “.

Su marca en 2013 fue 12-10, con 4.18 de efetividad, con 66 bases por bolas  y 144 ponches, algo nada despreciable para ningún abridor de mediana calidad, pero lejos de lo que Gallardo había demostrado en sus primeras temporadas.

Con seis temporadas jugadas, hasta antes de 2013. Gallardo tenía una marca 69-43, con un 3.63 porcentaje de carras limpias admitidas.

Días antes del inicio de los entrenamientos del año pasado, Gallardo sufrió la perdida de su madre por un cáncer a los 46 años, además aceleró un proceso de recuperación de la ingle para participar con México en el Clásico Mundial de Beisbol y apenas empezada la temporada, la policia de
Milwaukee lo sorprendió conduciendo en estado de  ebriedad.

“No me gusta echarle la culpa a esas cosas, pero el entrenamiento de primavera del año pasado fue diferente para él. El fallecimiento de su mamá tuvo mucho que ver con su bajo nivel en los entrenamientos. Había un montón de cosas que mentalmente se le hizo más difícil. Espero que ahora pueda entrar bien al entrenamiento y pueda  ver lo que vi el primer par de años que tuvo  aquí”, dijo Ron Roenicke, manager de los Cerveceros.

Yovani vio el año pasado descender su velocidad, pese a que sólo tiene 27 años de edad, pero espera que en 2014 las cosas puedan ser distintas al no tener  las prisas por el Clásico Mundial de Beisbol.

El mexicano señaló que también espera establecer la curva como su principal arma.

“Voy a tratar de usar  la curva un poco más”, dijo Gallardo. “El año pasado, a principios me metí en problemas lanzando la bola rápida y cada vez que intenté lanzar una curva, estaba fuera de la zona de strike.

“Lo más importante es tratar de tirar más strikes, tratar de tirar una buena curva para volver en la cuenta, incluso cuando vaya adelante en la cuenta. Creo que va a hacer una gran diferencia. Yo era capaz de hacer eso en los primeros añosr en cualquier conteo”, dijo Gallardo.

Este también es un año importante para Gallardo en términos de las finanzas futuras. Es el final de un contrato de cinco años y  30.1 millones  de dólares que le pagarán un salario de 11 millones 250 mil dólares este año. Los Cerveceros tienen una opción por  13 millones en 2015, pero incluso lo podrían cambiar de equipo.

“Para ser sincero, ni siquiera he pensado en ello”, dijo Gallardo. “Yo sólo voy a salir a jugar sin preocuparme de otras cosas, sólo  lanzar cada cinco días y mantenerme saludable.

“El objetivo número uno es ganar la división y llegar a los playoffs. Obviamente, la situación contractual se resolverá. Este es el último año garantizado con un año de opción, y sólo tengo que salir a jugar.

Gallardo sería el pitcher dos en 2014  de Milwaukee con la incorporación del diestro Matt Garza.