CIUDAD DE MÉXICO, 18 de febrero.-  En un semestre marcado por la baja productividad de goles, la Liga MX ha encontrado en los equipos llamados grandes una solución a las interrogantes originadas por el espectáculo que se ha observado: Cruz Azul (1), América (3), Chivas (4) y Pumas (5) se encuentran entre los primeros cinco sitios de la tabla y entre ellos, se encuentra el Toluca (2), otro club que reclama un sitio en la élite. Así, la atención en el presente Clausura comienza a restablecerse.

La ocasión más reciente en la que los grandes de México habían destacado fue en el Clausura 2011, cuando todos lograron clasificar a la liguilla. De ellos, tres lograron avanzar a las semifinales (Cruz Azul, Chivas y Pumas) y, al final, el equipo universitario logró el campeonato. Sin embargo, encontrar un antecedente similar en un torneo regular es una tarea aventurada.

Desde que se instauraron los torneos cortos, en 1996, no hay registros en los que se haya observado un fenómeno similar en la fase regular. En la última jornada del Apertura 2002 fue la ocasión en la que se estuvo más cerca, por así decirlo, aunque se alcanzó la siguiente distribución: América (1), Toluca (2), Pumas (3), Cruz Azul (6) y Chivas (7).

Entre los cuatro grandes, exclusivamente, el equipo cementero es el que ha demostrado un rendimiento superior. Eso lo ha llevado a igualar su mejor inicio dentro de un torneo, el cual databa de la temporada 1968-69  en la que acumuló 19 puntos en siete encuentros. América, por su parte, ha logrado rescatar 12 unidades, a pesar de que hila dos derrotas. La transición a la etapa de Antonio Mohamed como director técnico ha resultado rocosa, pero la suma de unidades ha logrado que las críticas no sean tan severas.

Por su parte Chivas y Pumas viven una actualidad similar: si bien sólo les bastaron siete semanas para igualar la cantidad de puntos que lograron en el pasado Apertura, con 12 y 11 puntos de manera respectiva, aún no logran alcanzar un rendimiento que apague por completo las dudas y los haga ver como serios candidatos al título. Tienen tareas pendientes y las deben solventar rápido si es que desean seguir entre los punteros para regresar a la liguilla.

Un clásico parejo

En medio de la bonanza en la que se encuentran los grandes, se cruza uno de los partidos que generan mayor interés dentro de la liga, el América-Pumas. 

Los recientes seis encuentros que se han enfrentado azulcremas y universitarios, los primeros han resultado muy superiores, al grado que han ganado todos ellos. En esta ocasión el duelo aparenta ser más nivelado.

Los felinos tienen al líder de goleo Martín Bravo, con seis tantos, como su estandarte, mientras que las Águilas, que no han tenido la efectividad que solían presumir con Miguel Herrera en su banquillo, ya contarán con un equipo completo. Ninguno de los dos está encarrilado, pero un triunfo los impulsaría a encarar mejor el torneo.

Efectos

1.- Desde el Clausura 2011 no se ve a los cuatro grandes juntos en la liguilla, instancia que se ve beneficiada con su presencia por su poder de convocatoria.

2.- En caso de ganarle al Querétaro en La Corregidora, el Cruz Azul de Luis Fernando Tena implantará una marca histórica para la institución.