SAO PAULO, 17 de febrero.- Los problemas que Brasil tiene con la entrega de sus estadios no terminan. El Estadio de Curitiba se encuentra muy rezagado en su construcción, por lo que el día de mañana, Jerome Valcke, secretario general de la FIFA, decidirá si esta sede queda fuera de la Copa del Mundo.

Desde hace algunas semanas se tocó la posibilidad de disminuir el número de sedes que albergarán el Mundial en el país sudamericano, toda vez que algunos de sus escenario no fueron entregadas en la fecha indicada.

Valcke se encuentra en Porto Alegre visitando las obras en el Estadio Beira-Rio, desde donde determinará si la Arena da Baixada de Curitiba, capital del estado de Paraná, que colinda con Paraguay y Argentina, deja de albergar partidos de la máxima justa del futbol mundial.

En la cuenta regresiva para el certamen que comienza en Sao Paulo el 12 de junio, Valcke visitó en las últimas horas Brasilia y Manaos.

En Brasilia, Valcke reiteró que la decisión sobre el estadio Arena da Baixada, que será casa del Atlético Paranaense, será informada mañana luego de un informe técnico de la zona de obras, que están atrasadas y escaparon de las previsiones de FIFA.

La prensa brasileña publicó hoy que Curitiba deberá ser multada en caso de que sea expulsada como una de las doce sedes del Mundial, de acuerdo al contrato firmado entre FIFA y las ciudades.

En Curitiba están previstos cuatro partidos de la primera fase de la Copa del Mundo, como el España-Australia, Irán-Nigeria, Argelia-Rusia y Honduras-Ecuador, los cuales deberán ser reubicados en caso de que el inmueble quede fuera del programa mundialista.

La ciudad es también el lugar elegido por la selección de España para su alojamiento y concentración durante el Mundial.

El secretario general de la FIFA, comentó también sobre la situación generada en Porto Alegre por una disputa financiera entre las autoridades de esa ciudad y el club Internacional, propietario del estadio Beira-Rio, que será utilizado durante el Mundial.

El problema radica en el pago de unas estructuras temporales que deberán ser instaladas para el Mundial en el Beira-Río.

El Inter sostiene que los 30 millones de reales (unos 12,5 millones de dólares) que costarán esas estructuras deben ser cancelados por las autoridades de Porto Alegre, que a su vez alegan que una cláusula contractual establece que eso es responsabilidad del club.

En ese sentido, Valcke declaró que "un estadio no puede recibir una Copa del Mundo sin estructura de Copa del Mundo".

El secretario general de la FIFA participará el miércoles en uno de los mayores eventos previos al Mundial, el seminario de entrenadores de las selecciones que jugarán el torneo.

El jueves, también en el hotel Costao de Santinho de la capital del estado de Santa Catarina, habrá un seminario sobre seguridad y logística, además de una reunión de la dirección del Comité Organizador Local (COL) del Mundial 2014 el día viernes, donde Valcke concederá una rueda de prensa sobre las últimas informaciones relacionadas con la preparación del Mundial.

fdr