DONETSK, 16 de febrero.- El récord parecía eterno, pero la eternidad duró finalmente 20 años y 359 días hasta que el francés Renaud Lavillenie borró el fabuloso récord que Sergey Bubka había impuesto en 1993 saltando con una garrocha entre las manos.

En Donetsk, en casa de la propia leyenda ucraniana, el nuevo recordman francés saltó para sobrepasar los 6.15 metros que Bubka había convertido desde hace dos décadas en la medida para el salto bajo techo. Y el propio Bubka aplaudió la hazaña.

Cuando Lavillenie cayó en el foso y el público estalló en júbilo, Bubka, presente en la sala y vestido con traje y corbata, aplaudió con una sonrisa un tanto forzada.

En Donetsk, Lavillenie rompió uno de los récords mundiales más atractivos del atletismo, y el campeón olímpico logró su triunfo con aparente facilidad en el primer intento.

Después ordenó incluso colocar el listón en los 6.21 metros, una altura que no alcanzó; peroque podría ser un aviso de futuras hazañas.

El francés mejoró tras casi 21 años el récord del mundo que Bubka había dejado en los 6.15 metros el 21 de febrero de 1993 en el mismo lugar. Lavillenie mejoró la marca en un centímetro.

La sala de hockey sobre hielo Drushba retumbó y Bubka, actual miembro del Comité Olímpico Internacional, aplaudió desde el palco VIP. Más tarde abrazó incluso a su sucesor.

“Este récord mundial es como un mito y batirlo en el primer intento sin tocar (la barra)... ¿Qué más se puede decir?” comentó jubiloso Lavillenie. “Éste es un momento para gozar.”

En Twitter se mostró eufórico: “Es algo increíble. Sigo estando en el aire”, escribió. El diario deportivo francés L’Equipe lo puso en primera plana.

Bubka, consiguió 35 récords mundiales en su carrera, con marcas que fue mejorando centímetro a centímetro entre 1984 y 1994.

Ahora ha perdido su récord más espectacular.

En unos meses, Lavillenie atacará sin duda también el récord de Bubka en salto con pértiga al aire libre (6.14 metros).

Bubka no escatimó elogios. “Es un gran día y un logro fantástico”, dijo el ucraniano de 50 años. “Me alegro mucho y estoy orgulloso de él, pues es un atleta maravilloso y un fantástico ejemplo.”

El francés necesitaba el récord para olvidar su frustración por perder el oro en el campeonato mundial de Moscú del año pasado.

La temporada bajo techo empezó bien con marcas de 5.84, 6.04 y 6.08 metros. Ahora el atleta francés de 1.76 metros de estatura y 79 kilos de peso consiguió enternizarse en los anales del atletismo.