GUADALAJARA, 17 de febrero.- Guadalajara sufrió, pero al final, con la colaboración del portero Edgar Hernández, logró hilvanar su segundo triunfo consecutivo tras dar cuenta 2-1 de Querétaro, en duelo que cerró la actividad de la fecha siete del Torneo Clausura 2014.

Los goles de la victoria fueron obra de Omar Bravo en dos ocasiones, a los minuto 60 y 81, mientras Mario Osuna había logrado el empate momentáneo, al 79. Con este resultado, los tapatíos llegaron a 12, en tanto Gallos Blancos se quedaron con 10 puntos.

Triunfo nada sencillo para los de la “Perla de Occidente”, que vieron cómo en la primera parte fueron controlados por Querétaro, que tuvo mas posesión del balón y un mayor volumen futbolístico, pero sin reflejarlo en el marcador.

La escuadra queretana fue la que impuso condiciones, pero con falta de profundidad para inquietar del todo al portero Antonio Rodríguez, ya que solo fue por medio de disparos de larga distancia que logró poner en peligro su meta.

Primero, un derechazo de Diego de la Torre que se fue apenas encima del travesaño y otro del brasileño William da Silva que alcanzó a besar el larguero ante el lance y mirada angustiada de Rodríguez.

Incapaz de tener el balón y de conectar a sus hombres de ataque, Chivas se fue abucheado al descanso, en el cual José Luis Real intentó ajustar con el ingreso de Jorge Enríquez, quien ocupó el lugar del lesionado Rafael Márquez Lugo, para tener una persona más en el mediocampo que ayudara a labores de recuperación.

Queretano, sin embargo, siguió con el control y en dos ocasiones cerca estuvo de reflejarlo, primero con un disparo de Christian Bermúdez, que se fue a un ladito del poste izquierdo, al minuto 52.

Y al minuto 59 una gran jugada individual del brasileño Ricardo da Silva, quien por izquierda llegó hasta línea de fondo para mandar un centro al corazón del área que no encontró ninguna pierna amiga, para que la defensa controlara y de ahí iniciar el contragolpe que terminó con el cero.

Carlos Fierro, en tres cuartos de campo, filtró un gran balón al área, donde Bravo, sobre la marcha, controló con la derecha y con la misma pierna tocó por encima ante la salida de Édgar Hernández, al minuto 60.

El gol le dio confianza total a los de casa, quienes por primera vez en el juego mandaron en la cancha y generaron ocasiones para aumentar la ventaja, pero fueron incapaces de concretarlos.

Esto le dio vida a un Querétaro que ya no tenía el mismo funcionamiento, pero que logró el empate en un zurdazo sensacional de Mario Osuna al ángulo superior derecho, al minuto 79.

La paridad estaba en el marcador y parecía que se iban a ir con repartición de puntos, sin embargo, dos minutos después, Bravo recibió un balón dentro del área por la derecha para sacar un disparo que no llevaba mucho.

Sin embargo, Edgar Hernández no atacó bien y se le escapó el esférico entre las piernas para regresarle la ventaja al “Rebaño Sagrado”, al minuto 81.

La visita buscó ir al frente, pero nada pudo hacer por evitar una derrota quizá un poco inmerecida porque durante grandes lapsos dominó el encuentro, pero al final, con todo y la grave falla de Hernández, fue Guadalajara el que hizo los goles para salir con la victoria.

cmb