CIUDAD DE MÉXICO, 17 de noviembre.-

El balón sirvió como grafito de lápiz para Arturo González e Ismael Sosa, dos dibujantes hechos futbolistas, que con trazos exactos marcaron los goles del empate entre Pumas y Atlas en la cancha del Estadio Olímpico Universitario.

González, ocho años menor que Sosa, que tiene 27, delineó un disparo en curva hacia el ángulo del guardameta Alejandro Palacios, que, apenas a los 20 minutos de empezado el partido puso arriba a la Academia de forma sorpresiva.

Para entonces Sosa veía el partido desde la banca entre los suplentes, tratando de reanimar a sus compañeros tras un primer tiempo en el que parecieron borrárseles las ideas.

Cuando entró al partido, justo después del descanso (45’), el argentino buscó obtener la misma precisión que su rival y lo hizo, aunque con menor espectacularidad que en el primero.

El remate de Sosa fue con menor altura y comodidad, casi desde la misma distancia que el de González, pero con la dificultad de que el de Pumas tuvo marca y menos tiempo para decidir hacia dónde tirar la rúbrica.

Al margen de ambos, el desempeño de sus equipos dejó la sensación de poder haber dado más. Los rojinegros, por ejemplo, controlaron la pelota durante más de 45 minutos, siguieron un orden establecido y pudieron llevarse una ventaja mayor para el arranque del complemento, pero influyeron los lances de Pikolín como método de defensa universitaria.

González, Edson Rivera y el brasileño Maikon Leite se hicieron cargo de la creatividad y las variantes rojinegras sin permitir que José Antonio García y Efraín Velarde, suplentes del suspendido Marco Antonio Palacios y el lesionado Darío Verón, pudieran tener ratos de reposo.

Universidad respondió hasta la segunda parte, cuando el paraguayo Dante López dejó el campo y Sosa entró a relevarlo como principal socio de Martín Bravo en el ataque. También tuvo minutos de juego Diego Lagos, otro de los que cambió el ritmo y le dio al cuadro de la UNAM mayor cercanía frente a la portería visitante.

Tras el gol de González y el empate de Sosa no hubo más alternativas. Ambos se fueron conformes con sus pincelazos.