DONETSK, 16 de febrero.- El francés Renaud Lavillenie batió ayer el récord del mundo de salto con pértiga en sala al superar los 6.16 metros en esta ciudad ucraniana, en el país del anterior dueño de la mejor marca, el legendario Sergei Bubka.

“¡Es algo totalmente increíble! Nunca había utilizado esta pértiga para 6.16 metros. Para mi primer intento quería conseguir el mejor salto posible. Pedí 6.16 metros porque es el mejor lugar para batir el récord de Sergei Bubka, 21 años después de la marca”, declaró el nuevo plusmarquista.

Bubka fue precisamente uno de los primeros en felicitar al saltador francés.

“Se abre una nueva era en este deporte. El vencedor es un campeón olímpico (en Londres 2012), alguien que ha logrado muchos éxitos. Esperábamos que esto pasara y estamos contentos con que haya llegado precisamente aquí”, dijo Bubka.

“Este muchacho es muy simpático. Estoy seguro de que no será su último logro”, vaticinó.

En sala, Bubka había saltado 6.15 metros en 1993 y al aire libre 6.14 metros en 1994. Su sucesor se convierte por lo tanto en el hombre que más alto ha saltado con pértiga, aunque oficialmente su récord es sólo en sala y para tener el honor completo tendrá que reeditar su hazaña en una pista no cubierta.

Airlavillenie no pudo ocultar su euforia mientras caía tras su salto, consciente de lo que acababa de conseguir.

Luego, con una sala por entero apoyándole, trató de elevar la plusmarca con la barra de 6.21 metros, pero ya sin éxito.

El presidente de la República Francesa, François Hollande, se sumó a las felicitaciones.“Es un resultado excepcional porque el récord de Sergei Bubka se remontaba a más de 20 años”, celebró el mandatario en un comunicado.

A sus 27 años es una presencia constante en los podios de las grandes citas desde 2009, el año de su eclosión internacional.

Por ahora su asignatura pendiente es el oro en el Mundial al aire libre. Fue tercero en Berlín-2009 y tuvo que conformarse con esa misma posición en Daegu 2011, aunque en esa ocasión iba como favorito.

El año pasado en Moscú fue segundo, por detrás del alemán Raphael Holdzeppe.