PACHUCA, Hgo., 15 de febrero.- Atlante sigue vivo y consiguió un triunfo muy importante de 1-0 sobre un Pachuca, al que se le dejó de marcar un penal a favor en partido correspondiente a la fecha siete del Torneo Clausura 2014 de la Liga MX.

La única anotación del encuentro fue obra de Roberto Gutiérrez, al minuto 26, con lo que los “azulgranas” llegaron a ocho unidades en la clasificación y se pusieron a cinco del Atlas, que este domingo visita a Pumas de la UNAM, mientras que los Tuzos se quedaron con diez.

La irregularidad de un equipo como Pachuca quedó claramente demostrada en este partido, en el cual no fue ni la mitad de lo que enseñó una semana antes frente al América.

Mientras que enfrente estuvo un equipo que cada minuto que disputa se juega la vida y pese a la sacudida sufrida en casa frente a Cruz Azul, saltaron a la cancha dispuestos a sumar de tres.

La primera tarea de los “azulgranas” fue la de mantener lejos de su meta al rival y sin mucho esfuerzo lo lograron, porque los Tuzos nunca estuvieron cerca de ofrecer un buen desempeño en el eje del ataque, donde Enrique Esqueda fue titular, en lugar del ecuatoriano Enner Valencia, una decisión que no fue acertada por parte del técnico Enrique Meza, porque el “Paleta” apenas logró tocar el esférico.

Los “Potros de Hierro” tampoco fueron muy insistentes al frente, sin embargo, les bastó una gran jugada para irse al frente en el marcador. Todo se originó en los pies de Daniel Guerrero, quien filtró un gran pase desde medio campo para el chileno Gutiérrez, que estrelló su remate en la humanidad de Oscar Pérez, el rebote le quedó al “andino” que ya no perdonó para poner el 1-0, al minuto 25.

La poca producción ofensiva de los hidalguenses obligó a “Ojitos” Meza a enmendar su error y decidió sacar a Esqueda, para poner en la cancha a Valencia, en busca de ese desequilibrio que no tuvieron en toda la primera parte.

Y aunque el equipo mejoró en ese aspecto, fueron los Potros los que tuvieron la más peligrosa, en una jugada en la que el defensa central paraguayo Salustiano Candia recibió una pared dentro del área frente al “Conejo” Pérez, pero su remate fue directo a la humanidad del guardameta, para dejar escapar la segunda anotación.

Valencia tuvo el gol instantes después, sin embargo, Eder Patiño con un gran achique le robó el empate, que Pachuca bien pudo haber conseguido si el silbante se atreve a marcar un claro penal de Sergio Pérez sobre Valencia, al minuto 83.

La recta final fue completa mortificación para el Atlante, que vio como dos remates dentro de su área no llevaron buena dirección, para de esta forma salir con un triunfo, que además de las tres unidades es una inyección de ánimo muy importante.

ald