CIUDAD DE MÉXICO, 15 de febrero.- Kobe Bryant resultó electo para el cuadro titular del Juego de Estrellas a pesar de que esta temporada sólo ha jugado seis partidos... al final declinó participar.

Su inclusión sólo demostró que el All Star Game es simplemente un concurso de popularidad, que este año es evidente también por la falta de algunos referentes en las quintetas abridoras.

El cuadro titular de la Conferencia Este para el choque de este domingo en Nueva Orleans estará conformado por Kyrie Irving, de los Cavaliers de Cleveland; Paul George, de los Pacers de Indiana; Dwayne Wade y LeBron James, del Miami Heat, y Carmelo Anthony de los Knicks de Nueva York.

Mientras que el lado Oeste estará comandando por Stephen Curry, de los Guerreros de Golden State; además de Kevin Durant, del Thunder de Olakoma City; Blake Griffin, de los Clippers de Los Ángeles; Kevin Love de que actualmente juega con los Timberwolves de Minnesota; y  de último minuto se incluyó a James Harden, de los Rockets de Houston.

La semana pasada, la NBA dio a conocer que Anthony Davis, de los Pelícanos de Nueva Orleans, tomaría el lugar de Kobe en el equipo (aunque el titular será Harden). El escolta de Los Ángeles fue seleccionado por el público a pesar de que sólo ha participado en seis encuentros esta temporada, de los cuales los Lakers perdieron cuatro, además de que promedia 13.8 puntos, cuando el año pasado promedió 27.3 unidades por partido.

Kobe regresó a la duela el 8 de diciembre, después de nueve meses de recuperación por una rotura del tendón de Aquiles, pero nueve días después se volvió a lesionar.

La elección para el All Star sorprendió hasta al mismo Bryant, pues aunque la NBA obliga a todos los jugadores que han participado en por lo menos un partido en la temporada a entrar en la votación, nunca esperó estar en el cuadro titular. El guardia de los Lakers se descartó para el juego, decisión que semanas después oficializó la Liga.

Bryant reconoció que esta temporada habían otros jóvenes que merecían más ese lugar.

Pero ésta no fue la única controversia en la edición  2014 del All Star. La liga eliminó la posición de centro de las votaciones, dejando jugadores fuera. Una de las grandes ausencias del cuadro titular fue Dwight Howard, de los Rockets de Houston, quien tiene un promedio 18.8 puntos y 13.5 rebotes por partido en la actual temporada.

Pero Howard no quedó fuera del Juego de Estrellas. Los entrenadores hicieron justicia y lo eligieron además de LaMarcus Aldridge y Damian Lillard, de Portland; Tony Parker, de San Antonio; Dirk Nowitzki, de Dallas, y Chris Paul, de los Clippers, como sustitutos.

Por el equipo del  Este, estarán en la banca John Wall, de Washington; DeMar DeRozan, de Toronto; Paul Millsap, de Atlanta; Joakim Noah, de Chicago; Roy Hibbert, de Indiana, y Chris Bosh, de Miami.