CIUDAD DE MÉXICO, 14 de febrero.- Andy Murray continúa con éxito el camino en la búsqueda de un segundo título en el Abierto de Rotterdam, aunque tuvo que batallar para derrotar al austriaco Dominic Thiem por 6-4, 3-6 y 6-4.

Con dos quiebres al inicio del partido, el escocés tomó una ventaja de 3-0, pero el juvenil austriaco regresó en el partido.

Ambos lograron sumar 29 puntos cada uno en el primer set, pero el británico obtuvo la victoria.

En la segunda manga las cosas cambiaron. Thiem jugó sin miedo y le mostró a Murray de lo que era capaz.

El segundo game del tercer set tuvo una duración de más de 13 minutos, pero al final Murray logró un quiebre decisivo en un partido de dos horas y 21 minutos.

“Fue un partido increíblemente complicado con games muy largos”, dijo Murray, quien será parte del main draw del Abierto Mexicano de Tenis. “Tal vez para el público haya sido muy divertido el encuentro, pero no es nada gracioso enfrentar a un chico tan talentoso como Dominic Thiem.

“Vamos a escuchar mucho de él. Ahora me tengo que recuperar porque mañana (hoy) será otro día complicado”, añadió Murray.

En cuartos de final, el segundo en la siembra se topará contra el croata Marin Cilic, quien el miércoles derrotó al francés  Jo-Wilfried Tsonga.

Mientras que el favorito al título, el argentino Juan Martín del Potro, derrotó al galo Paul-Henri Mathieu por 6-2 y 7-6 (7/2).

El tercero en la siembra, el checo Tomas Berdych, avanzó también al superar a otro francés, Nicolas Mahut, por parciales de 6-4 y 6-3.

En un partido de dos tenistas que estarán en el certamen de Acapulco, el letón Ernests Gulbis superó al búlgaro Grigor Dimitrov (8) por 6-4 y 7-6 (7/3).

Santiago, en semifinales

En el Abierto de Memphis, el cordobés Santiago González superó junto a Scott Lipsky a la dupla del australiano Rameez Junaid y el alemán Philipp Marx, por 6-0 y 7-6 (7/4), para meterse a las semifinales del certamen.

La dupla norteamericana jugará por su pase ante el dueto ganador del duelo entre los hermanos Bob y Mike Bryan, contra los australianos Lleyton Hewitt y Chris Guccione.