CIUDAD DE MÉXICO, 14 de febrero.- Uno de los grandes problemas para las ciudades que han sido sedes olímpicas, radica en saber de qué manera seguirán siendo útiles los escenarios en los cuales se llevan a cabo las competencias respectivas a dichos grandes eventos.

Sarajevo, sede de la justa invernal hace 30 años, en 1984, mantiene en el olvido los escenarios que fueron testigos de hazañas deportivas que sorprendieron al mundo entero. Habrá que mencionar que esta ciudad se mantuvo azotada algunos años por una guerra y quizá por eso podríamos explicarnos la razón por la cual los escenarios olímpicos están prácticamente en ruinas.

cmb